El embajador de Estados Unidos en México, Anthony Wayne, aseguró que el Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica (TPP) y el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) son complementarios y sumados son capaces de abrir nuevos mercados para la región de América del Norte.

En conferencia de prensa, en el marco de la entrega del Premio a la Excelencia Corporativa ACE a Plantronics México por el secretario de Estado, John Kerry, el embajador Anthony Wayne afirmó que entre México, Estados y Canadá hace 20 años con el TLCAN se creó la plataforma de producción más poderosa del mundo y ahora el reto será definir el futuro de este mecanismo, tema que será el centro de las conversaciones entre los líderes de los tres países el 19 de febrero en Toluca, Estado de México.

La fortaleza de nuestra relación económica es en las prácticas y en los hechos que existen después de 20 años de trabajo; mucho por la Iniciativa Privada que ha establecido esto , opinó el diplomático estadounidense.

Ante la competencia mundial, Wayne explicó la necesidad de emplear el TLCAN con la mayor eficiencia y mejorar las tres naciones para generar más empleos.

Detalló que el enfoque entre los gobiernos de México y Estados unidos gira en torno de las vías para maximizar las relaciones. Hemos identificado más de 20 áreas de trabajo conjunto entre gobiernos .

A la par, dijo se gesta la negociación internacional del TPP, mecanismo que puede abrir nuevos mercados para los productos de América del Norte.

Para Wayne se debe trabajar con la base sólida que posee América del Norte al tiempo que se negocian con otros mercados y áreas que abre el TPP podría ser un gran paso para, México, para Estados Unidos y para Canadá .

ana.langner@eleconomista.mx