La Comisión Federal de Electricidad (CFE) acumuló una pérdida neta de 14,073 millones de pesos en el primer semestre, que fue inferior a la pérdida de 96,781 millones de pesos del año pasado, el peor en la historia de la empresa en este lapso. Con esto llegó a su cuarto primer semestre consecutivo en situación de pérdida, en esta ocasión por el incremento en el costo de ventas derivado de los altos precios del gas para su generación termoeléctrica.

Entre 2020 y 2021 la pérdida neta aumentó en 85%, luego de que aunque se mantuvo en situación de pérdidas, el año anterior había caído en más de 34 veces en comparación con el año anterior, mientras que al llegar al 2019 se redujo en 93% y al llegar al 2018 incluso bajó anualmente 210 por ciento. 

Así, las pérdidas netas en la primera mitad del año fueron de 39,864 millones de pesos en 2018; de 2,810 millones de pesos en 2019; de 96,781 millones de pesos en 2020 y finalmente de 82,708 millones de pesos adicionales. 

“Al segundo trimestre de 2021 los costos de operación sumaron 279,168 millones de pesos, lo que significó un incremento de 93,664 millones en comparación al mismo período del ejercicio anterior, el aumento en el costo de los energéticos y otros combustibles obedecen, principalmente, a la alza en precios de los combustibles, originado por la emergencia climática en Texas en febrero de 2021”, informó de la empresa estatal a la Bolsa Mexicana de Valores. 

Y es que los ingresos totales en la primera mitad del 2021 fueron de 285,963 millones de pesos, con un aumento de 15% o 38,340 millones de pesos en comparación con el año anterior. Al llegar al 2020, estos ingresos se redujeron en 4.5% anualmente, mientras que al llegar al 2019 aumentaron en 19% y al llegar al 2018 bajaron en 10%, siempre en relación con la volatilidad del precio internacional del gas natural. 

“Derivado de la emergencia energética se vieron afectados los precios en combustibles, principalmente en el gas, lo cual representó un incremento de ventas acumuladas para el segundo trimestre”, expuso la CFE en relación con este incremento en los ingresos de la empresa que también comercializa gas natural al interior del país, además de que “en el segundo trimestre de 2021 se tuvo una apreciación del peso del 14.27% al estar en 19.83 en junio de 2021 en comparación de 23.13 de junio de 2020, lo que generó una utilidad por fluctuación cambiaria de 9,184 millones de pesos”. 

Pero mientras los ingresos aumentaron en 15%, el costo de ventas de la estatal creció en 47% en un año durante el primer semestre, ya que de enero a junio de 2021 se situaron en 267,457 millones de pesos. De hecho, en 2020 la empresa había logrado reducir estos costos en 26% anual a pesar de encontrarse en medio de la crisis por la pandemia, y al llegar al 2019 los incrementó únicamente en 2.1 anual. 

karol.garcia@eleconomista.mx