Mientras la revolución digital exige a los trabajadores desarrollar nuevas competencias para transitar hacia el futuro del empleo, sólo 20% de la población ocupada en México tiene posibilidad de capacitación laboral, el resto tendrá dificultades para responder a las nuevas demandas del mercado laboral, detalló Omar Estefan, encargado del despacho de la Subsecretaría de Previsión Social, de la Secretaría del Trabajo (STPS).

Al participar en la inauguración del foro El Futuro del Trabajo es Ahora, convocado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el funcionario planteó que el desafío de la capacitación laboral es grande y la realidad que se vive en el país es que la mitad de los patrones prefiere contratar a nuevos colaboradores antes que invertir en la capacitación de sus empleados.

En el encuentro, Paolo Falco, director de empleo y asuntos sociales de la OCDE, subrayó que la capacitación es uno de los principales desafíos para México.

Para solucionar este problema, así como el de la informalidad en el mercado laboral, se necesitan más recursos públicos, subrayó Falco, y éstos se pueden obtener con la ampliación de la base fiscal, es decir, aumentando los impuestos, indicó.

El riesgo de no atender esta situación a la brevedad es que se estarán generando “tensiones sociales”. El gasto es fundamental, pues esto se podría agravar en las próximas décadas, insistió.

El especialista recordó que de acuerdo con el estudio “El futuro del trabajo” de la OCDE, 14% los empleos en este país podría desaparecer debido a la automatización. Sin embargo, Omar Estefan fue más allá y citó datos del Banco de México: en la agricultura 97% de los empleos está en riesgo; en la construcción, 84%, y en la manufactura, 85 por ciento.

Los robots no nos suplantarán

En entrevista con los medios, Paolo Falco, experto de la OCDE sobre el futuro del trabajo, señaló que uno de los desafíos para México es crear un sistema de aprendizaje para ayudar a los trabajadores, cuyo trabajo está siendo desplazado por la tecnología, a transitar hacia otro empleo.

Por ejemplo, según el estudio, el cual llevó dos años de investigación, México tiene el nivel de empleo en manufactura más alto de la OCDE. Ésta es una de las industrias en las que los avances tecnológicos están impactando más en los empleos y en México representa 16% del total de los empleos del país.

Pese a las malas noticias, el economista ponderó la situación. Creer que los robots suplantarán todos o la mayoría de los trabajos “es una preocupación exagerada. El desempleo tecnológico es algo desproporcional”, aseveró. Pero enfatizó que esto sí traerá muchos cambios, por eso es urgente prevenir y preparar al personal.

A nivel global, hay un incremento de 25% de trabajos que necesitan altas habilidades, según el reporte de la OCDE. Del otro lado, seis de cada 10 empleados no saben usar una computadora. “El mundo va hacia un alto nivel y tenemos a trabajadores en estado precario”, señaló.

Otro problema con la capacitación es que quienes la toman ya tienen desarrolladas varias habilidades, y aquéllos que las necesitan son quienes menos se están formando, lamentó Paolo Falco. Esto está trayendo como consecuencia una disparidad “muy fuerte en el mercado laboral”, pues en México han aumentado los trabajos de bajo nivel, donde no se requieren grandes habilidades, pero tampoco pagan mucho.

Clave para el futuro del trabajo

El futuro del mercado laboral estará caracterizado por el uso de nuevas tecnologías, las cuales transformarán las tareas productivas y, por tanto, demandarán nuevas competencias para el capital humano, de ahí que la capacitación sea la clave para preparar al talento para estos cambios, coincidieron especialistas.

Sin importar la edad, el capital humano deberá estar en constante capacitación porque los nuevos empleos que se crearán estarán relacionados con las nuevas tecnologías, comentó Raúl Beyruti Sánchez, presidente de GINgroup.

“Hoy, en este momento, hay empleos que no se han inventado y estoy seguro de que mañana o pasado va a haber muchos empleos que no existían, es la gran oportunidad que tiene nuestro país porque estamos atrasados en 70%, tenemos todo por hacer. Lo más importante es capacitar a nuestra gente”, puntualizó el empresario.

Rosalía Torres, directora de Educación Superior del Instituto Politécnico Nacional (IPN), dijo que dada la rapidez con la que avanza la ciencia y tecnología, 75% de las profesiones del futuro todavía no existe, esto implica que tres de cada cuatro carreras que se estudian en el nivel superior pueden quedar desfasadas en cuestión de años.

[email protected]