La caída en el precio del azúcar, provocada en parte por el retraso de exportaciones, ha llevado a que los cañeros de todo el país tomen las bodegas de los ingenios azucareros en 15 estados de la República Mexicana para verificar el cumplimiento, en tiempo y forma, de las exportaciones de la zafra 2018-2019 cuyas pérdidas se estiman en 10,000 millones de pesos.

“Los ingenios azucareros están vendiendo tres bultos al precio de dos, lo que ocasiona pérdidas en el precio que se establece en la caña de azúcar, de acuerdo con la fórmula establecida, y ello se refleja en un precio más barato que provoca pérdidas por 10,000 millones de pesos”, dijo Carlos Blackaller, presidente de la Unión Nacional de Cañeros.

En entrevista con El Economista, dijo que en números redondos se pagan 200 pesos por tonelada de caña, y “esto barre con la rentabilidad de los cañeros. La expectativa de ingreso promedio del cañero por hectárea se estima en una rentabilidad equiparable a un salario mínimo por hectárea, bajo las condiciones actuales, según cifras de la Organización Cañera, la rentabilidad cae a un nivel equiparable a medio salario mínimo anual en una hectárea”.

Explicó que las acciones que tomaron los cañeros son “cuidar las bodegas de los ingenios azucareros para que el azúcar que salga vaya al mercado de exportación, y no haya distorsiones en el mercado, que si bien hay otros factores que están afectando la caída de los precios, también debe mantenerse el compromiso de los industriales de movilizar más de 1 millón de toneladas de azúcar fuera del país”.

Explicó que hay acuerdos entre cañeros e industriales, en conjunto de la agroindustria, para determinar el precio de la caña, esto no es un precio oficial, hay una fórmula de los precios nacionales y exportaciones y el ponderado es el precio de referencia para la caña, para que los precios tengan una concordancia con la realidad, por eso el sector debe garantizar que el excedente de azúcar va al mismo ritmo de exportación.

Cámara azucarera cumplirá con exportación

Por su parte, el presidente de la Cámara Nacional de las Industrias Azucarera y Alcoholera (CNIAA), Humberto Jasso Torres, reconoció que ha habido una caída de 30% en el precio del azúcar, debido a que hay importación de fructosa, “que desplaza hasta 1 millón de toneladas de azúcar(500,000 por importación y 500,000 de producción nacional); y también porque se ha limitado la entrada de azúcar a México con Estados Unidos por el acuerdo comercial”.

Sin embargo, confía en que se cumplirá en tiempo con las exportaciones, “los industriales estamos dispuestos a entregar toda la información requerida a la autoridad para que verifiquen que se están realizando las exportaciones, de las cuales en esta primera etapa ya van 300,000 toneladas, no vemos riesgos de retraso”.

Dijo que es importante que se mantenga el flujo de abastecimiento de azúcar, de lo contrario se podrían afectar sectores como el panificador. Este jueves se prevé que haya un nuevo encuentro con los cañeros e industriales para verificar los avances.

[email protected]