La Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) demostró técnicamente que existen petróleo y gas compartidos en por lo menos 60.9 metros cuadrados entre el contrato operado por Talos Energy de la Ronda 1.1 y la asignación Uchulkil de Petróleos Mexicanos (Pemex) dentro del yacimiento Zama, por lo que las empresas tienen 120 días para firmar un acuerdo de unificación para determinar quién desarrollará el campo.

En la 19 sesión extraordinaria del órgano de gobierno del regulador, Héctor Gallardo, director de Caracterización Estática de Yacimientos de la CNH expuso que a 60 metros del pozo muestreado que fue el Zama 2 del perforado por Talos Energy, se realizó lo que se denomina como prueba DST2 que incluye caracterización del subsuelo y análisis estadísticos con lo que se concluyó en que entre 506 y 716 metros existe conectividad hidráulica entre ambas áreas a una profundidad de por lo menos 3,129 metros donde tanto la influencia para el movimiento de hidrocarburos como su drenado se mueven todo el tiempo entre el área de Pemex y la de Talos.

Por tanto, "con el soporte técnico no queda duda de que existe conectividad hidráulica entre las dos áreas", dijo el técnico del regulador a los comisionados, quienes acordaron por unanimidad enviar el dictamen técnico favorable solicitado a la Secretaría de Energía para que a su vez instruya la unificación del yacimiento.

De acuerdo con el comisionado Sergio Pimentel, la unificación de yacimientos entre distintos operadores es un proceso bastante común en el mundo y aunque es la primera vez que ocurre en México, será frecuente conforme avancen las actividades de privados en el país.

En este caso en particular, explicó que no se trata de cuestionar las capacidades de Pemex o de Talos, porque está probado que ambos las tienen, sino que está en juego el que se llegue al acuerdo que beneficie a ambas partes y sobre todo al manejo más eficiente de los recursos de la nación.

Sin embargo, en el dictamen se pidió a Pemex que realice los estudios que faltan para probar que existen recursos compartidos de su lado, en la asignación AE0152 Uchukil, porque hasta el momento existen tres perforaciones delimitadoras por parte del consorcio privado para el pozo Zama 1SON que fue el descubridor de los recursos estimados entre 1,360 y 2,000 millones de barriles de aceite negro de calidad mediana con entre 23 y 26 grados API, pero Pemex no ha realizado la perforación delimitadora que prueba que se comparte el yacimiento en su asignación.

Al respecto, la comisionada Alma América Porres aseguró que la petrolera estatal ya inició el trámite de aprobación para perforar el pozo Asab ante la CNH, con lo que en algunas semanas iniciará estos trabajos de caracterización.

Con la unificación, el campo Zama podría ser manejado por el operador del consorcio privado que es la estadounidense Talos Energy y cuenta con 35% del contrato de producción compartida a 30 años en que participan con 25% la británica Premier Oil y la mexicana Sierra Oil and Gas, que es controlada por la alemana Dea Deutsche Erdoel con 40% de participación, o podría ser operado por Pemex, que tiene una asignación otorgada en 2019 con una vigencia de 30 años.