La Comisión Federal de Electricidad (CFE) presentó este jueves su cartera de proyectos prioritarios a licitar, que incluyen una ampliación de 4,322 megawatts mediante seis ciclos combinados a gas natural.  

Dicha infraestructura, que equivale a un incremento de 4.5% de la capacidad total instalada en el país, será sometida a concurso en las próximas semanas a través de su Micrositio de Concursos.

Se trata de seis centrales de ciclo combinado que se ubicarán en regiones estratégicas del país con el propósito de fortalecer a la CFE y garantizar la seguridad energética de México, expuso la empresa, tras comentar que “está en manos de los jueces" la suspensión provisional a la nueva Ley de la Industria Eléctrica que le daba privilegios a sus plantas sobre las renovables de los privados.  

En el evento de presentación, según la estatal, los principales fabricantes de tecnología de generación a nivel nacional e internacional mostraron interés y enviaron su documentación de prerregistro para participar en los concursos y desarrollar los proyectos conforme a los nuevos mecanismos de contratación implementados mediante el Fideicomiso Maestro de Inversión de la CFE.  

Los proyectos serán adjudicados a través de un esquema de concursos por paquetes, cada uno de estos incluirá dos proyectos de generación, en un proceso competitivo dirigido a los fabricantes de la tecnología de ciclo combinado. 

Las principales preocupaciones expuestas por los tecnólogos estuvieron relacionadas con los tiempos establecidos en los cronogramas de cada proyecto, así como con la definición de los paquetes propuestos por la CFE, las cuales serán consideradas en la elaboración de las bases finales de los concursos, según la empresa productiva del Estado.  

El plan de negocios de la estatal eléctrica prevé una ampliación de su capacidad de generación eléctrica en los próximos cinco años, mediante la instalación de 4,347 megawatts que contarán con inversiones de más de 62,000 millones de pesos en proyectos firmes que se apoyan en combustibles fósiles.   

Según el documento, serán seis plantas de ciclo combinado y tres más de turbinas de potencia aeroderivadas a base de gas natural, que se instalarán principalmente en las penínsulas de Yucatán y Baja California. 

Dichas inversiones se realizarán principalmente en las penínsulas del país para solucionar el desabasto energético en ambas regiones, instalando 1,547 megawatts para abastecer a la península de Yucatán y 1,714 megawatts para Baja California. 

En diciembre, la CFE dio a conocer que el plan de la empresa contempla por lo menos 1,030 megawatts nuevos de energía renovable, es decir, 1.5% de la capacidad actual mediante nuevos parques que podrían ser de renovables como plantas eólicas y solares propias de la CFE y energía hidroeléctrica. Según la CFE, se explorará la posibilidad de desarrollar proyectos de generación de energías renovables por 500 megawatts instalados, con una inversión aproximada de 12,180 millones de pesos, con lo que no existe ningún diseño de proyecto firme para este tipo de tecnología. 

Además, se modernizarán y repotenciarán ocho centrales de generación hidroeléctrica, que fueron seleccionadas a través de un análisis del historial operativo y vida útil de cada central. Estos proyectos representan la ampliación de la capacidad de generación mediante el uso de energías limpias por 530 megawatts. Cabe recordar que las modificaciones a la Ley de la Industria Eléctrica consideraban el despacho prioritario en primer lugar de la energía hidroeléctrica, pero el juez segundo de distrito Juan Pablo Gómez Fierro otorgó la suspensión provisional y de alcance general a estas modificaciones que implementaría el Centro Nacional de Control de Energía.  

En marzo pasado, la participación por tipo de tecnología en la generación eléctrica real del país era la siguiente:  los ciclos combinados constituyen el 58% de la energía que se genera en el país, mientras la energía termoeléctrica a base de carbón y otros combustibles fósiles representa otro 8% y los motores de combustión interna un 1% adicional.   

En tanto, la energía hidroeléctrica proporcionó un 7% de la energía utilizada, proporción que gracias a las plantas de productores independientes, autoabasto y las que arrancaron producto de las subastas de largo plazo fue también de 7% para la energía eólica.   

Finalmente, en menos de 10 años la energía fotovoltaica en techos solares mediante el esquema de generación distribuida y grandes parques del esquema de generación por parte de privados llegó a 4% de la generación nacional. Otras tecnologías, como la geotermia, la energía nuclear en el parque de Laguna Verde de la CFE, biomasa y biocombustibles, constituyeron en conjunto el 15% de la generación de electricidad den México.

karol.garcia@eleconomista.mx