El gobierno federal debe tomar una posición contundente para hacer frente a la crisis económica y sanitaria, ya que insistir con señales confusas de política económica, "simplemente abona a la incertidumbre", pugnó el sector privado.

El Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) pidió cautela en las declaraciones y decisiones de las autoridades. De no hacerlo, sentenció, "la incertidumbre seguirá fortaleciéndose, los proyectos de inversión seguirán posponiéndose o cancelando y el daño de origen interno a la economía continuará, precisamente cuando su fortaleza es lo más requerido para enfrentar la difícil situación por la que el mundo atraviesa".

A los empresarios les urge un plan de acción gubernamental, pues la mayor cautela y mesura en la narrativa oficial ayudarían a promover la solidaridad entre la población y a cerrar la brecha de la convivencia social, elementos que sin duda se requieren particularmente para enfrentar la crisis sanitaria, económica y posiblemente social que claramente se avecinan.

En su mensaje semanal, el organismo privado aglutinado en el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) refirió que de permitir que las pérdidas económicas a diario en el sector comercio, servicios y turismo avancen por 30 días, el efecto sobre el PIB total podría ser superior a 5 puntos del PIB.

La Concanaco anunció, la semana pasada, que como consecuencia de las medidas tomadas por la contingencia sanitaria, las pérdidas diarias del sector comercio, servicios y turismo equivalen a 28,000 millones de pesos, que representa el 0.2% del PIB del sector terciario.

El CEESP abundó que la decisión gubernamental para la cancelación del proyecto de más de 1,500 millones de dólares de la empresa cervecera Constellation Brands en Baja California mediante una consulta ciudadana de legalidad dudosa y de representatividad ínfima, a pesar de haber cumplido con todas las regulaciones, contar con los permisos requeridos y haber invertido ya 900 millones de dólares, "es un tema muy preocupante, toda vez que hace evidente la ausencia de estado de derecho y reglas claras que se requieren para alentar la inversión".

Los analistas del sector empresarial mencionaron que si las decisiones se siguen tomando en esta línea, sin necesidad de un análisis sofisticado, "es posible prever que México estaría destinado a la parálisis económica, aún en la ausencia de la crisis global que se está desarrollando", advierten.

De acuerdo con el análisis del CEESP refiere que el entorno global de aprehensión y volatilidad global que se mantendrá a lo largo del año y que tendrá un impacto económico considerable en la economía mexicana, se combina y compone con incertidumbre y decisiones de política económica desafortunadas de origen interno. De modo que la consecuencia será seguramente un fuerte impacto negativo sobre el crecimiento económico.

Diversas declaraciones y acciones de funcionarios gubernamentales generan inquietud e impiden detener la caída de la inversión privada y pueden también estar detrás del debilitamiento del consumo.

"Sería deseable que las autoridades fuesen más cautelosas en sus declaraciones y decisiones", exigen.