El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo el sábado que se cumplirá con el resultado de la consulta popular que determinó, una semana atrás, poner fin a la construcción de una planta cervecera de Constellation Brands en Mexicali, Baja California.

"Fueron los ciudadanos de Mexicali (capital del estado norteño Baja California) los que decidieron y se va a cumplir esa voluntad. Ya es un mandato", dijo López Obrador en un acto público desde Mexicali.

El mandatario federal indicó que la transformación del país pasa por el reconocimiento de la voluntad de los mexicanos y es un punto fundamental de su gobierno trabajar respetando la decisión del soberano.

En la consulta, en donde los mexicalenses manifestaron su rechazo a la edificación de esta planta, participó poco más de 4% del padrón electoral del municipio y el 76.1% optó por la cancelación de este proyecto, que a decir de organizaciones civiles y ambientales ponía en riesgo el abasto de agua.

"Aquí en Mexicali algunos a lo mejor no están conformes, otros sí, pero aquí se decidió que la gente, los ciudadanos, iban a tener la última palabra para la operación de la cervecera, y no hay que tenerle miedo al pueblo", lanzó López Obrador en un evento de supervisión de obras de mejoramiento urbano en Mexicali.

"Hay que estar consultando, a mandar obedeciendo al pueblo, algunos se extrañaron: ¿cómo una consulta? Pues no saben o pensaban que éramos iguales".

El Jefe del Ejecutivo comentó que aunque esta decisión no fue bien vista por diversos sectores de la población, otra mayoría le ha manifestado su beneplácito con estos ejercicios de participación.

El viernes Jaime Bonilla, gobernador de Baja California, reconoció que la cancelación de este proyecto afectaría la economía y generación de empleos en el estado.

Sin embargo, dijo respetar la decisión que tomó la Federación y consideró que se debe establecer un plan B para aminorar los daños que la salida de inversión pudiera generar en el estado.

Por su lado, la alcaldesa de Mexicali, María del Pilar Olmedo, descartó que la detención de la construcción de la planta cervecera sea un mensaje crítico para la inversión en este ayuntamiento.

Afirmó que la demarcación seguirá siendo atractiva para atraer capitales, pero consideró que ahora se debe tomar en cuenta el que no se dañe el medio ambiente.

Constellation importa la cerveza Corona y el resto de marcas del Grupo Modelo a Estados Unidos.