El sector empresarial se sumó a la comitiva del gobierno mexicano que viajan a Washington D.C., para argumentar que la situación migratoria no debe frenar la relación comercial de América del Norte, con la implementación de aranceles.

Carlos Salazar Lomelín, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), anunció que el gremio intensificó contactos con los aliados de México, y todos aquellos que consideran que no deben mezclarse la política migratoria y la comercial, en la relación entre nuestras naciones.

Luego de que el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunciara que se harán válidos los aranceles del 5% a las exportaciones provenientes de México, a partir del próximo lunes, el Cuarto de Junto, órgano de consulta del sector privado, se subió a la defensa de frenar la estrategia de la Casa Blanca.

“Aportaremos nuestro análisis, estudios y experiencia. Lo haremos apoyados por los líderes empresariales encargados de la estrategia, la estructura de nuestros especialistas del Cuarto de Junto y nuestra oficina de representación en Washington”, refirió el presidente del CCE.

En el sector privado, consideramos que los asuntos migratorios no deben contaminar y perjudicar la estrecha relación comercial que existe entre ambos países, expresó Carlos Salazar.

“Confiamos en que pueda prevalecer el diálogo y la racionalidad. Apoyaremos para que se construyan soluciones conjuntas, sin dañar nuestra fundamental y positiva relación comercial”, acotó.

abr