Los líderes del G20 se comprometieron a buscar soluciones conjuntas ante la sobreproducción de acero latente en algunos países, a la vez que reconocieron el impacto negativo que este factor ha ocasionado a sus economías.

La declaración final de los líderes del G20 apostó por la labor del Foro Global para la Sobreproducción de Acero, que está a cargo de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), por lo que los países miembros llegaron al consenso de ofrecer a esta plataforma toda la información y cooperación que requiera antes de que concluya agosto. La meta es que, con toda la información que aporten los miembros del G20, la OCDE pueda concluir su análisis a más tardar en noviembre de este año, presentando soluciones concretas para que los países puedan tomar acciones tangibles a más tardar en el 2018. El Foro Global para la Sobreproducción de Acero se creó en diciembre del 2016 por los países miembros del G20. Su objetivo es abordar las causas de la sobreproducción, así como impulsar la creación de empleo. Se trata de la primera plataforma global sobre el sector del acero y participan todos los países del G20, así como algunos miembros interesados de la OCDE.

Hemos fijado un calendario ambicioso, porque si no lo hacemos, nos arriesgamos a medidas unilaterales , dijo la canciller alemana, Angela Merkel, en la conferencia de prensa en la que explicó las conclusiones de la cumbre que se llevó a cabo este fin de semana. La canciller admitió que el acero es sólo uno de los frentes comerciales abiertos.

China es el mayor productor mundial de acero. De acuerdo con la World Steel Association, produjo más de 808 millones de toneladas de acero en el 2016, lo que equivale a la mitad de la producción a nivel mundial que fue de 1,630 millones de toneladas el año pasado. El país asiático ha sido criticado por las prácticas desleales que permiten a su industria del metal exportar a precios por debajo de lo que marca el mercado.

Guerra comercial

El consenso al que llegaron los líderes del Grupo de los 20 se da en el contexto de la investigación que realiza el Departamento de Comercio de Estados Unidos para saber si sus importaciones de acero deben ser bloqueadas por motivos de seguridad nacional, lo que podría afectar principalmente a China pero también a México. Fue en abril pasado cuando el presidente estadounidense Donald Trump firmó la orden ejecutiva para que el Departamento de Comercio iniciara la investigación.

Con más de 108 millones de toneladas, China lideró las exportaciones de acero en el 2016. Muy por debajo se ubicó Japón en la segunda posición, con 40.5 millones de toneladas. Otros países que se encuentran en el top son Rusia, Corea del Sur y Alemania.

Durante la realización de la cumbre, la Unión Europea es una de las economías que respondió directamente al amago de Estados Unidos. El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, enfatizó que, en caso de que el país gobernado por Trump imponga aranceles al acero europeo, reaccionarán con contramedidas.

Quiero transmitirles que reaccionaremos con contramedidas en cuestión de días , aseguró Juncker en un encuentro con medios de comunicación en el marco de la cumbre.

Así, los funcionarios de la UE han comenzado a reunir una lista de productos estadounidenses como whisky bourbon, zumo de naranja y productos lácteos que serían objeto de aranceles como represalias sobre los planes de Donald Trump de limitar las importaciones de acero.

México no es ajeno

En México, la Secretaría de Economía prorrogó recientemente (por cuarta ocasión) la salvaguarda de 15% a las importaciones de acero chino y otras naciones sin acuerdo comercial.

La empresas aglutinadas a la Cámara Nacional de la Industria de Hierro y del Acero (Canacero) han criticado en repetidas ocasiones que el problema de fondo no se ha solucionado, porque siguen colgados de alfileres por los subsidios que aplica China a su producción y exportación. Hay vulnerabilidad .

La Canacero también ha enfatizado el hecho de que la industria del acero de China les ha hecho mucho daño porque se ha llevado a muchos de sus clientes.

En la producción mundial de acero, México se ubicó en la posición 13 el año pasado, con 18.2 millones de toneladas producidas. (Con información de agencias)

empresas@eleconomista.mx