El banco privado brasileño Bradesco está en acuerdos desde hace meses para la adquisición del español Santander, ahogado por la crisis en su país, aseguró el diario O Globo.

La venta de "las operaciones de Santander en Brasil pasó a ser un imperativo en razón del agravamiento de la crisis bancaria en España, que exigió nuevos aportes de capital para hacer frente a la cesación de pagos del público , afirmó el matutino carioca.

Pese a esta información, los "controladores" de Santander comentaron, según el portal brasileño, que no pretenden deshacerse de todos sus activos en Brasil, dado que su intención es vender entre 30% y 40% de sus activos al Bradesco.

El banco español, que ya se desprendió de parte de sus posiciones en sus filiales de Colombia y Chile, depende bastante de sus negocios en Brasil, ya que el gigante sudamericano responde por "más de 30 %" del resultado global del grupo.

Las conversiones para la venta de Santander, que también hizo tratativas con el Banco do Brasil, se iniciaron hace 8 meses y Bradesco no quiso pronunciarse sobre el tema de forma oficial.

Fuentes del mercado dijeron que la entidad brasileña pretende adquirir la mayoría del paquete accionario de Santander, una operación que, de ser llevada a cabo, necesitará la aprobación del gobierno brasileño.

En caso de que el negocio llegue a buen puerto y el gobierno de Dilma Rousseff dé su aprobación, Bradesco pasará a ser el mayor banco de Brasil, con activos que superarán inclusive al estatal Banco do Brasil, según la estimación de O Globo.

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica