Las exportaciones mexicanas de autos a Estados Unidos de enero a agosto pasado registraron una caída de 26.6% en comparación con el mismo periodo de 2019.

Coyunturalmente, ese resultado explica esencialmente la debilidad del sector automotriz en general.

En contraste, las exportaciones mexicanas de vehículos pesados al mercado estadounidense cayeron sólo 3.6% y las de autopartes bajaron 0.4%, en esa misma comparación.

Así que las exportaciones de autos fueron las que más contribuyeron a la caída de 8.5% de las ventas externas mexicanas de todo el sector automotriz a Estados Unidos, al medir enero-agosto de 2021 (última estadística disponible) con igual lapso de 2019.

Actualmente, la producción de microchips en relación con la demanda sigue obstaculizada, lo que afecta a la producción automotriz del mundo.

En términos cuantitativos, las exportaciones automotrices de México a Estados Unidos totalizaron 84,672 millones de dólares en los ocho primeros meses del año actual, desagregadas como sigue: autos (18,602 millones), vehículos pesados (24,530 millones) y autopartes (41,540 millones).

En su último informe trimestral, la empresa General Motors, la mayor exportadora de autos de México, indicó que la industria automotriz y ella misma están experimentando una escasez global de suministro de semiconductores.

La escasez de suministro ha impactado y sigue afectando a múltiples proveedores que incorporan semiconductores en las piezas que le abastecen.

“Esperamos que la escasez de suministro de semiconductores continúe teniendo un impacto en nuestro negocio en el futuro previsible. Continuaremos dando prioridad a nuestros vehículos más populares y demandados, incluidos nuestros camiones de tamaño completo, SUV de tamaño completo y vehículos eléctricos”, dijo la empresa.

Los inventarios de General Motors al 30 de junio de 2021 aumentaron principalmente debido a que ciertos vehículos se fabricaron sin componentes finales como resultado de la escasez mundial de suministro de semiconductores.

En 2020, Estados Unidos lideró las importaciones mundiales de vehículos automotores para el transporte de personas, con envíos importados por 145,659 millones de dólares, por delante de Alemania (65,530 millones) y China (44,923 millones).

Debido a la incertidumbre de la escasez de suministro de semiconductores, General Motors ha dicho que el flujo de efectivo de sus operaciones podría verse afectado por el inventario de trabajo en proceso de fin de año relacionado con vehículos producidos sin módulos.

Por ahora, el valor de los vehículos fabricados sin módulos en inventario fue de 1,400 millones de dólares al 30 de junio de 2021.

En buena parte, la perspectiva de la empresa depende del impacto económico de la pandemia de Covid-19 y la escasez global de semiconductores, los cuales continúan evolucionando.

Como resultado de la escasez de semiconductores, General Motors ha experimentado interrupciones en sus programas de producción planificados y ha suspendido temporalmente ciertos sitios de fabricación para priorizar la producción de sus productos más populares y en demanda.

De enero a agosto de 2021, considerando todos sus proveedores a nivel mundial, Estados Unidos importó productos automotrices por un valor de 233,623 millones de dólares, un descenso de 8.6% frente al mismo periodo de 2019.

En forma desglosada, Estados Unidos registró una caída 17.2% en sus compras externas de autos (97,824 millones de dólares), un retroceso de 12% en sus importaciones de vehículos pesados (28,051 millones) y un alza de 2.1% en sus envíos entrantes de autopartes (107,748 millones).

roberto.morales@eleconomista.mx