Mazars LLP es el auditor independiente para la desincorporación de los activos de Fox Sports, requisito regulatorio para la continuación de la fusión entre las empresas The Walt Disney Company y Twenty-First Century Fox en México.

De acuerdo con el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), Mazars  LPP tiene oficinas en Paseo de la Reforma y no ha sido contratado directa o indirectamente para ningún tipo de trabajo por parte de Disney o Fox en los últimos tres años, por lo que no existe conflicto de interés que pudiera llegar a entorpecer la desincorporación de Fox Sports.

Mazars LLP también ha sido auditor independiente de 56 operaciones en los mercados de Estados Unidos, la Unión Europea y Brasil. Entre las operaciones vistas por esta entidad se encuentran las protagonizadas por las aerolíneas British Airways e Iberia; en agroquímicos, con Monsanto y Bayer y en lo que toca a la industria cervecera, estuvo presente en la fusión AB InBev-SABMiller, valuada en 107,000 millones de dólares.

Mazars también es conocido por la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece), a raíz de las operaciones Dow-Dupont y Bayer-Monsanto.

En telecomunicaciones, Mazars siguió los procesos entre Telefónica Deutschland y E-Plus y entre Hutchison BG y Orange.

El Instituto Federal de Telecomunicaciones validó el 11 de marzo a The Walt Disney Company la compra de los activos de Twenty-First Century Fox en México, con una serie de condiciones que alcanzan a los mercados de provisión y licenciamiento de contenidos audiovisuales en televisión restringida y particularmente en cuanto a los derechos de transmisión de eventos deportivos, por lo que el IFT ordenó entonces a Disney a desincorporar Fox Sports en un periodo máximo de seis meses y a no recontratar personal o recomprar ese negocio en al menos diez años.

El IFT ordenó desincorporar todo el negocio relacionado con la provisión y licenciamiento de los canales deportivos Fox Sports, “lo que incluye todos los activos necesarios para mantenerlo como un negocio viable e independiente de las partes en derechos de transmisión, contratos vigentes, bienes inmuebles, muebles, derechos de transmisión, entre otros”, dijo el regulador ese día.

El plazo para desincorporar Fox Sports es de seis meses, prorrogables por un periodo igual con causas justificadas y en caso de no lograrse la venta a una tercera empresa en ese plazo, Fox Sports deberá constituirse a un fideicomiso con el mandato irrevocable de enajenar y/o liquidar el negocio.

Para llevar a cabo la desincorporación de Fox Sports, Disney y Fox deberán nombrar un administrador independiente, un agente de desincorporaciones y un auditor independiente, y será el IFT quien verifique y valide al comprador y que éste no genere efectos adversos a la competencia.