El gigante chino del comercio electrónico Alibaba relativizó el lunes las consecuencias de la colosal multa de 2,780 millones de dólares (2,300 millones de euros) que recibió por abuso de posición dominante, mientras sus acciones subían en la Bolsa de Hong Kong.

Alibaba, símbolo del éxito de China en la economía digital, ha sido investigada por las autoridades desde diciembre por "sospecha de prácticas monopólicas".

La autoridad de regulación dictaminó el sábado que el grupo fundado por el carismático multimillonario Jack Ma cometió una infracción y le infligieron esa multimillonaria multa.

Alibaba fue acusado de exigir la exclusividad de los comerciantes que desean vender sus productos en sus plataformas, en detrimento de los sitios de comercio electrónico de la competencia.

"Aceptamos sinceramente esta sanción y la cumpliremos con firmeza", dijo el vicepresidente ejecutivo del grupo, Joe Tsai, en una conferencia telefónica.

"Nos hemos beneficiado del buen asesoramiento (de los reguladores) sobre algunos temas específicos bajo la ley antimonopolio (...) Estamos felices de poder seguir adelante", dijo Tsai.

La multa de 18,200 millones de yuanes (2,780 millones de dólares) representa el 4% de los ingresos de Alibaba en 2019, que fueron de 455,700 millones de yuanes (unos 69,470 millones de dólares).

La multa "no tendrá consecuencias negativas" sobre el negocio de Alibaba, aseguró por su parte ante los inversores su director general, Daniel Zhang.

El grupo se comprometió a reducir sus costos operativos para los comerciantes en sus plataformas.

Esa declaración al parecer tranquilizó a los inversores y provocó una subida de 9% del precio de la acción este lunes en la bolsa de Hong Kong.

No obstantes, las medidas que Alibaba tendrá que tomar para cumplir con las indicaciones de los reguladores "probablemente limitarán el crecimiento" de sus ingresos y pesarán en sus ganancias, dijo en una nota la calificadora estadounidense Moody's.

El multimillonario Jack Ma, quien se retiró oficialmente de Alibaba en 2019 pero sigue siendo un gran accionista, ha estado en la mira de las autoridades durante varios meses.

En noviembre de 2020, los reguladores chinos impidieron la salida a bolsa, por un monto de 34,000 millones de dólares, de Ant Group, la filial de pago electrónico de Alibaba.

Preocupado por su influencia, la autoridad de regulación impuso a Alibaba que se deshaga de activos en el sector de los medios de comunicación, informó el Wall Street Journal (WSJ) el mes pasado.