Tokio.- La fiscalía japonesa acusó oficialmente el miércoles al ex presidente de Olympus Corp. y otras cinco personas en un escándalo sobre el encubrimiento de cuantiosas pérdidas corporativas.

La fiscalía de Tokio dijo en una declaración que acusó oficialmente a Tsuyoshi Kikukawa, otros dos ex ejecutivos en la sede de la empresa en Tokio y otros tres de firmas asesoras que colaboraron en el escándalo.

Los seis fueron detenidos a mediados de febrero bajo sospecha de haber falsificado los balances de cuentas de la empresa de 2006 a 2007.

Los fiscales iniciaron una nueva investigación el miércoles sobre la conducta de cuatro ex empleados de Olympus, en relación con presuntas falsificaciones adicionales del 2008 al 2010.

Olympus ocultó pérdidas por 117,700 millones de yenes (1.500 millones de dólares) incurridas en la década de 1990.

El escándalo estalló a fines del año pasado cuando el presidente Michael Woodford puso en duda los pagos por asesoría financiera la compra de empresas no relacionadas con las operaciones principales de Olympus.

En un principio Olympus negó haber cometido irregularidad alguna, aunque posteriormente admitió haber ocultado las pérdidas.

La empresa renovó a fines del año pasado su consejo de administración y eligió un nuevo liderazgo.

Hiroyuki Sasa, de 56 años y con experiencia en equipamientos médicos, un sector vital para la empresa, será el nuevo presidente, y Yasuyuki Kimoto, de 63 y ex ejecutivo del banco Sumitomo Mitsui Banking Corp., el principal banco de Olympus, será director del consejo de administración. Los cambios ocurrirán en una junta de accionistas en abril.

Kikukawa renunció el año pasado a todos sus cargos en Olympus. La empresa interpuso una demanda contra él y otros 18 ejecutivos y ex ejecutivos por daños en el encubrimiento.

El escándalo saltó después que Woodford denunció la situación y planteó la incógnita sobre las prácticas gerenciales en Japón.

La investigación interna de Olympus descubrió que varios ejecutivos participaron en el engaño.

APR