La gigante de medios mexicana Grupo Televisa comunicó que no habrá separación de sus unidades de negocio, debido a que no agregaría valor para sus inversionistas, a través de su director general, Alfonso de Angoitia, tras lo cual sus acciones llegaron a hundirse casi 9.0% en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV). Sin embargo, Alfonso de Angoitia dijo que la empresa estaba todavía abierta a acuerdos.

El año pasado, Televisa, el mayor productor mundial de contenidos audiovisuales en español, dijo que estaba considerando separar algunas unidades de negocio, en particular su división de cable.

De Angoitia dijo que la compañía estudió de cerca la posibilidad, incluyendo el análisis de los modelos de sus pares en Estados Unidos, pero decidió que Televisa era más valiosa en su conjunto.

"Lo que hemos encontrado es que la integración vertical y la consolidación son dos de las dinámicas más importantes que las empresas están persiguiendo", dijo De Angoitia, quien asumió las riendas el año pasado.

"Concluimos que la separación parcialmente o total (...) no produciría valor para los inversionistas y tendría un impacto negativo para nuestra posición competitiva", dijo De Angoitia en una conferencia con analistas.

El directivo señaló además que los gastos de capital de la empresa sumarán alrededor de 1,000 millones de dólares este año y que ve fuerte potencial en un acuerdo con el operador de cables Megacable, pero agregó que no ha sido posible alcanzar un buen entendimiento con los accionistas.

Televisa reportó en la víspera un desplome del 83.6% de su utilidad neta en el cuarto trimestre, golpeada por menores ganancias en negocios conjuntos y una caída en sus ingresos financieros.

Las acciones de la empresa perdían el viernes un 6.81% a 45.87 pesos a las 1710 GMT, aunque previamente llegaron a desplomarse un 8.96 por ciento.