La empresa ibérica Acciona arrancó la operación del parque eólico El Cortijo, que es la primera instalación que ha entrado en operación comercial en el marco del nuevo régimen del Mercado Eléctrico Mayorista (MEM) de México. A la vez, es la primera planta de producción renovable de las adjudicadas en las subastas asociadas a la reforma energética en culminar su entrada en operación.

El Cortijo, parque eólico de 183 megawatts de potencia ubicado en Tamaulipas, fue construido en virtud de la adjudicación de energía y certificados de energía limpia logrados en la primera subasta de energía eléctrica a largo plazo, a la que se agregó en la tercera subasta otra adjudicación por garantía de potencia al sistema.

A mediados de junio de este año, tras un plazo de construcción de sólo 15 meses, El Cortijo inició su fase puesta en marcha, que finalizó ayer, según detalló Acciona.

Ubicado a 40 kilómetros al sur de Reynosa, El Cortijo producirá electricidad de origen renovable equivalente al consumo de 350,000 hogares mexicanos. Evitará con ello la emisión cada año de más de 429,000 toneladas de CO2, ejerciendo un esfuerzo de depuración de la atmósfera equivalente al de 21.5 millones de árboles en el proceso de fotosíntesis. 

El Cortijo es el quinto parque eólico en propiedad de Acciona en México, donde totaliza 740 megawatts instalados -557 MW en Oaxaca y 183 megawatts en Tamaulipas. Adicionalmente, la ibérica ha instalado 303 megawatts eólicos para terceros.

Acciona construye asimismo un complejo fotovoltaico de 404 megawatts en Sonora, que estará plenamente operativo en el primer trimestre de 2019.

kgarcia@eleconomista.com.mx