Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA) alista la compra de 22 vehículos destinados al suministro de combustible para sustituir equipos obsoletos de su flota de 357 equipos, reducir gastos de mantenimiento y garantizar la calidad de sus servicios, para lo cual destinará 127.7 millones de pesos que provendrán del presupuesto que se le asignó este año.

En el listado de requerimientos figuran: cuatro autotanques para suministro de gasavión con capacidad de 4,000 litros, cinco para suministro de turbosina con capacidad de 20,000 litros, dos autotanques para suministro de turbosina de 40,000 litros, cinco dispensadores para suministro de turbosina y seis chasises cabina para sustitución de equipo industrial.

De acuerdo con estimaciones de ASA, cada año debe gastar 49.6 millones de pesos para hacer mejoras en la infraestructura de transporte que rebasa la década de operación.

Además, en su flota hay unidades “con mayor grado de obsolescencia que requieren actualización en componentes, con la finalidad de alcanzar los niveles de cumplimiento de los estándares internacionales, que si bien no ponen en riesgo la calidad del combustible, sí generan observaciones por parte de los clientes, ya que se trata de llevar a cabo las mejores prácticas a nivel internacional en temas de seguridad”.

Los vehículos a adquirir generarán beneficios, por ejemplo, en los aeropuertos de la Ciudad de México, Cancún, San José del Cabo, Mérida, Puerto Vallarta y Cuernavaca.

Consumo de combustibles

El suministro de combustible a las aeronaves que proporcionó ASA a aeronaves comerciales y privadas, a través de autotanques, dispensadores autopropulsados, dispensadores remolcables y carros móviles, sumó 25,883 millones de litros en el periodo 2013-2018 con la realización de cinco millones 054,017 servicios, abasteciendo anualmente un promedio de 4.3 millones de litros de combustible y un promedio de 842,336 servicios anualmente.

Entre las afectaciones recurrentes registradas en las unidades y que afectan la competitividad del organismo están: fallas en los motores (inyectores, reparación de medio ajuste o ajuste completo en diversas unidades), fallas en los sistemas de enfriamiento del motor (radiadores) y corrosión en tanques de almacenamiento.

De acuerdo a estas variables, ASA refiere que se requiere de la sustitución del 59% del parque vehicular; sin embargo, derivado del presupuesto limitado y la capacidad de producción de los proveedores, se ha programado reemplazar los 22 vehículos, de su flota.

Entre los riesgos de la comprar que fueron considerados como alternativa al arrendamiento de los mismos, es que puedan ser robados en las carreteras del país y con ello generar una afectación adicional.

[email protected]