Las bolsas se dieron un respiro para consolidar las ganancias con que iniciaran el año, y la semana pasada acumularon una mínima caída luego de cinco semanas a la alza.

Con Grecia en el ojo del huracán y con comentarios de la Reserva Federal por delante, de lo cual dependerá el comportamiento de los mercados esta semana.

En Wall Street el Dow Jones y el S&P acumularon pérdidas semanales de 0.5%, el S&P registró el viernes su mayor caída porcentual en este año, y el Nasdaq de 0.06 por ciento.

Esto apenas minó las sólidas ganancias con que los índices iniciaron el año; así, el Dow Jones acumula un avance de 4.7%, el S&P de 6.8% y el Nasdaq de 11.5 por ciento.

La mayoría de los operadores internacionales coinciden en que, después de todo el avance acumulado desde el mínimo de los índices de octubre pasado, pero sobre todo en estas primeras semanas del año, sería muy sano un descanso en el ritmo de avance , destacó Intercam en una nota.

Ante La falta de definición en Grecia preocupa a los mercados accionarios, pero el contrapeso ha sido los datos económicos en Estados Unidos , escribió Banorte-Ixe en una nota. Lo anterior hundió al índice Stoxx 600 1.3% durante la semana pasada, cayendo de máximos de seis meses, mientras el euro ganó 0.13% a 1.3175 dólares.

Durante la semana pasada, los mercados estuvieron atentos a las negociaciones en Grecia.

Al final, a la Troika le parecieron insuficientes las medidas de austeridad acordadas por los políticos, solicitando mayores recortes para liberar el siguiente tramo de ayuda, los cuales ayer fueron votados y aprobados.

El nuevo plan someterá a los ciudadanos a un nuevo ajuste de cinturón que durará tres años y equivaldrá a 7% del Producto Interior Bruto de Grecia.

El pacto con la troika, permitirá reducir en 100,000 millones de euros la deuda del país de unos 360,000 millones de euros y recortará los intereses que paga Grecia,ahora unos 3,500 millones de euros anuales.

El voto a favor fue suficiente para ratificar la quita de los títulos de deuda griega (los acreedores dejaran de cobrar 100,000 millones, la mitad de lo que poseen) y el nuevo plan de 130,000 millones de euros que evitará que el país entre en suspensión de pagos el próximo 20 de marzo, cuando tiene que afrontar un pago de 14,400 millones.

De ahí que el rechazo o aprobación de este plan de dependíera el comportamiento de los mercados globales.

La primer bolsa en reaccionar a la aprobación fue la japonesa, donde su principal índice, el Nikkei, abrió con un alza de 0.13 por ciento.

En Estados Unidos también habrá información relevante.

No sólo se publicarán datos de vivienda, industria y consumo, sino también las minutas de la última reunión de política monetaria de la Reserva Federal, así como discursos de un par de presidentes del instituto a escala regional.

MÉXICO TAMBIÉN SE AJUSTA

En México el IPC vio un ajuste al final de la semana desde máximos de 13 meses para acumular un avance semanal de 0.15%, con el cual tiene un rendimiento de 2.9% en lo que va del año. Por el momento, han reportado resultados trimestrales cuatro de las emisoras con mayor peso en el IPC con buenas cifras, esperando la siguiente semana a Televisa.

Por el lado económico, se publicará el PIB al cuarto trimestre del año, esperando un crecimiento anual de la economía mexicana alrededor de 4%, según especialistas.

En el mercado cambiario, el peso frenó su rally y concluyó la semana con una depreciación de 1.2% en 12.8250 unidades por dólar, luego de registrar el viernes su peor jornada desde finales de diciembre. El rebote podría extenderse si persisten las condiciones actuales en los mercados , aunque la presión de corto plazo no tiene elementos para extenderse o modificar la trayectoria del tipo de cambio definitivamente, indicó Invex.

ana.valle@eleconomista.mx