Syriza, partido político ganador en las elecciones griegas el fin de semana pasado, tiene un objetivo: hacer propuestas a los socios europeos para lograr que se haga una política económica totalmente opuesta a la que se está haciendo; sin embargo, sus responsables aseguran que no quieren actuar en solitario, sino en colaboración con el resto de los países de la Unión Europea (UE) y de la zona euro. Pero, ¿qué es lo que quiere hacer Syriza con la economía griega?

La deuda

Sobre el asunto del pago o impago de la deuda helena si ganaba Syriza se han escrito ríos de tinta. Según las declaraciones de sus responsables, lo que harán en las próximas semanas será llevar a los organismos de gobierno europeos distintas propuestas técnicas concretas e imaginativas para reducir la deuda griega, sin que los acreedores (sus socios europeos) salgan demasiado perjudicados, e insisten en que no se tratará de una simple condonación.

Esta fórmula podría consistir en una moratoria del pago de la deuda para todos los países, con intereses nulos y un plazo de devolución que se prolongaría durante unas cuatro décadas, hasta que el índice de capitalización de la deuda de cada uno baje a 20% del Producto Interno Bruto (PIB), según explicó recientemente, Yannis Milios, uno de los responsables económicos de Syriza.

Zona euro

No abandonar la moneda única bajo ninguna circunstancia. Esos son los planes de Syriza en materia de política monetaria. Según sus cálculos, un abandono de Grecia del euro colapsaría la zona y todas sus economías, y llevaría a la aplicación de nuevos programas de austeridad.

Reformas

Priorizará la reforma del sistema fiscal y las administraciones públicas, con lo que pretenden recortar el número de ministerios y reorganizar a los empleados públicos, sin reducir el volumen de empleo.

Rescate de familias

Las decisiones para atajar la pobreza de las familias griegas serán probablemente las primeras medidas que tome Syriza. En concreto, pretende gastar 2,000 millones de euros en dar luz gratuita a 300,000 hogares sin ingresos, así como vales de comida y de transporte público para los más necesitados.

Mercado laboral

En el terreno del empleo, el partido de izquierdas quiere restablecer un salario mínimo de 750 euros, constituir un banco de inversiones para que las pymes paguen sus deudas con el fisco, y llegar a acuerdos para la devolución de las deudas privadas por un máximo de 30% de los ingresos.