La economía mexicana tardará cinco años en recuperar un Producto Interno Bruto (PIB) cercano al de 2019, tras el impacto de la crisis económica por la pandemia de Covid-19, advirtió el economista en jefe del banco Ve por Más (Bx+), Alejandro Saldaña Brito.

El cierre de empresas ante la propagación de la enfermedad provocada por la nueva cepa de coronavirus, la consecuente destrucción de empleos, así como la desaceleración de inversiones que se arrastraba desde 2016, son factores que dificultarán el potencial rebote, refirió Saldaña Brito en conferencia.

Entre sus expectativas para México el citado banco consigna una posible baja en la calificación soberana que, sin embargo, no incorpora la posibilidad de que se pierda el Grado de Inversión.

"Aún con la política de austeridad en la administración pública, anticipamos que en el primer trimestre México sufrirá un recorte de calificación", comentó.

De acuerdo con el estratega, este 2020 la actividad económica registrará un desplome de 9.9% y como la reactivación está supeditada a la vacuna contra Covid-19 y al sector externo, anticipa un rebote del PIB de 2.8% para el año próximo.

En su conferencia trimestral sobre Perspectivas, resaltó que “la latencia del problema sanitario y el retraso en reabrir de forma segura la economía lleva a asumir que más empleos y negocios se perderán definitivamente”.

Certidumbre atrae más que tasas

El analista comentó que “al retrasarse más la reapertura de la actividad, consecuencia de la pandemia prolongada, se acentúan las secuelas sobre la recuperación de la economía.

“Se va prolongando el entorno de incertidumbre y este contexto no ayuda a que se recupere la demanda interna”, dijo.

Luego, reconoció que mantener una tasa relativamente atractiva ayuda a anclar capitales. Sin embargo, evidenció que es solo una parte de una serie de medidas que pueden generar certidumbre y un eficiente entorno para atraer inversiones.

Y resaltó que “la poca claridad en la política económica y la incertidumbre inherente del problema sanitario dificultarán que la inversión fija bruta vea una recuperación robusta y significativa”.

Reajuste al gasto para programas insignia

En la sesión de preguntas, explicó que “la inversión es clave para la recuperación económica” y que será determinante para la velocidad del crecimiento que se restablezcan las condiciones para atraer capitales productivos.

Reconoció que los reajustes de gasto público que está proponiendo el gobierno a partir de la extinción de fondos, no sorprendieron a sus clientes, dadas las prioridades que ha mostrado la administración para apoyar a los programas de atención social y de infraestructura.

“Este gobierno en la parte social ha estado muy enfocado en mantener sus programas insignia. Entonces, veremos una relocalización de recursos hacia sus prioridades, buscando que a través de estos programas se estabilice la base de los hogares”, destacó.

Y subrayó que no esperan una expansión significativa en el gasto en los próximos años, pues el gobierno mantendrá “no importa lo que suceda, la disciplina fiscal”.

ymorales@eleconomista.com.mx

kg