Para evitar el manejo de efectivo que implica costos y riesgos, las tesorerías estatales y municipales deberían pensar en adoptar los principios de una cuenta única y migrar al pago electrónico, como lo hace actualmente la Tesorería de la Federación (Tesofe), que funciona como el banco del gobierno.

Así lo considera la titular de la Tesofe, Irene Espinosa, en entrevista con El Economista al destacar que sería recomendable operar bajo estándares más modernos y las mejores prácticas del mundo.

Creo que sí sería recomendable que adopten los principios que hay detrás de este modelo operativo , dice al comentar que no existe en el país en el ámbito público un modelo similar al de la Tesofe.

Por eso, opina: Sería importante que pudieran integrar los principios de centralización de los pagos, adoptar los principios de administración de activos y pasivos, y que por supuesto migren justamente al pago electrónico , enfatiza.

Lo anterior les permitiría evitar el manejo de efectivo que es costoso y riesgoso y, también, en términos de transparencia las transferencias electrónicas son el mecanismo por excelencia que puede dar pistas de auditoría.

DEJAR LA CAJA

La funcionaria comenta que la mayoría de las tesorerías locales trabaja con la banca comercial a través de muchas cuentas, que es un punto que fragmenta la operación.

Refiere que con el proyecto de modernización la Tesofe pasó de ser una caja pagadora a ser el banco del gobierno.

Eso implica un cambio sustantivo que parte de la Cuenta Única que centraliza las operaciones, con la cual se logró aumentar de l.5 millones de operaciones en el 2006 a 16 millones de operaciones que hacían antes las dependencias y ahora se realizan desde la Tesorería con pagos directos a las cuentas de los beneficiarios.

Sobre si las tesorerías locales deberían de homologar sus procesos, como sucederá con la armonización contable que establece la nueva Ley General de Contabilidad Gubernamental, Irene Espinosa expresa que este modelo de tesorería sigue las mejores prácticas en el mundo, pero hay que tomar en cuenta que dicha ley es ya algo específico con mucho margen de maniobra.

No obstante, estima que sería interesante hacer un diagnóstico comparativo sobre el modelo o la forma en que operan las tesorerías en los estados y, a partir de ahí, hacer recomendaciones que pueden ser puntuales para el caso de unas y en otras de manera general con base en estos principios que permiten la mayor transparencia y control del gasto.

[email protected]