La incertidumbre que ha generado el proceso de renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) ha motivado retrasos en proyectos de inversión desde finales del año pasado, admitió el director de Investigación Económica del Banco de México, Daniel Chiquiar.

“Ha habido cierto efecto sobre la inversión, pero hacia delante, en la medida en que se disipe la incertidumbre, podríamos esperar que la inversión vuelva a repuntar”, comentó.

Al participar en la 13ª Cumbre Financiera Mexicana organizada por LatinFinance, aclaró que “no ha caído la inversión extranjera, simplemente ha habido algunos retrasos” y precisó que este comportamiento se ha visto en la inversión directa, así como en la fija bruta del sector privado.

En la sesión donde participó para explicar “El futuro de la política económica en la nueva era del NAFTA 2.0”, esgrimió que “México es un país con mucha capacidad de ajuste, muy resiliente y una economía muy flexible”, ventajas que permiten enfrentar la incertidumbre que actualmente existe, “con el menor costo posible para las personas”.

Durante la sesión, comentó que la renegociación del acuerdo comercial con Estados Unidos y Canadá “es una oportunidad para diversificar exportaciones”.

Destacó que el comercio de México se ha orientado hacia los vecinos del norte, por lo que considera que hay experiencia, potencial y oportunidades para fortalecer los lazos comerciales con otras regiones.

INFRAESTRUCTURA E INVERSIÓN

Precisamente para acelerar esta diversificación, comentó que es determinante la inversión en infraestructura portuaria, carretera y aeroportuaria, lo que facilitará los envíos.

Destacó que en la medida en que se promueva la mejora en infraestructura y capital humano, el país estará en mejores condiciones de atraer la Inversión Extranjera Directa que favorecerá el desarrollo de actividades exportadoras.

Ahí mismo, al presentar un diagnóstico sobre la situación de la economía mexicana, dijo que el tipo de cambio ha sido un determinante para absorber esta incertidumbre que ha traído la renegociación del TLCAN y comentó que las políticas aplicadas para compensar este deterioro también han favorecido a mitigar la volatilidad.

Sobre el contexto económico que prevalece para México, admitió que el recorte de impuestos para el sector empresarial de Estados Unidos y la inflación de aquel país alimentan la tensión sobre la posibilidad de que aceleren el proceso de alza de tasas por parte de la Reserva Federal.

Sin embargo, confió en que el Comité Federal del Mercado Abierto mantendrá la claridad en la comunicación de sus decisiones de manera que el mercado se sienta tranquilo sobre los pasos a seguir.