La Organización Internacional del Trabajo presentó el informe sobre el trabajo en el mundo 2012, Mejores empleos, para una economía mejor , en donde destaca que la situación se está deteriorando en Europa y como en cascada se ha dejado de mejorar en muchos otros países.

Esta tendencia es particularmente preocupante en Europa, donde la tasa de desempleo aumentó en cerca de dos tercios de estos países desde 2010; pero la recuperación del mercado de trabajo se ha estancado también en otras economías avanzadas como Japón y Estados Unidos. En otras regiones, los progresos en materia de empleo fueron débiles con respecto a las necesidades de una población en edad de trabajar cada vez más numerosa y mejor educada, como en China. Y el déficit de empleo sigue siendo considerable en gran parte de la región árabe y África .

De acuerdo con el organismo internacional esta no es una desaceleración normal del desempleo, después de cuatro años de crisis mundial, los desequilibrios en el mercado del trabajo son más estructurales, y por lo tanto, más difíciles de erradicar. Ciertos grupos de personas, como los desempleados de larga duración, corren el riesgo de quedar excluidos del mercado laboral. Esto significa que no podrían obtener un nuevo empleo incluso aunque se produzca una fuerte recuperación .

Y LOS QUE TIENEN TRABAJO...

Para los trabajadores que cuentan con un empleo la situación no es menos complicada, pues su fuente de trabajo es más inestable o precario.

El empleo a tiempo parcial y temporal de carácter involuntario aumentó en dos tercios y en más de la mitad de las economías avanzadas, respectivamente. La proporción de empleo informal permanece alta, y se sitúa en más del 40% en dos tercios de los países emergentes y en desarrollo para los cuales se dispone de datos. Además, las mujeres y los jóvenes se ven afectados de manera desproporcionada por el desempleo y la precariedad laboral.

En concreto, las tasas de desempleo juvenil aumentaron en cerca del 80% de las economías avanzadas y en dos tercios de las economías en desarrollo.

APR