El pequeño estímulo fiscal que está aplicando México a la economía para enfrentar el choque de la pandemia por Covid-19 mantendrá al déficit fiscal en una situación moderada respecto al de países otros emergentes, advirtió el Instituto de Finanzas Internacionales (IIF).

No obstante a esta menor presión, estiman que el déficit fiscal al cierre de 2020 podría ubicarse en un rango de 5% a 6% del Producto Interno Bruto (PIB), que es casi el doble del registrado el año 2019, de 1.3% del PIB.

Dada la excepcional crisis mundial y las necesidades de gasto público asociadas, un déficit fiscal de entre 5% y 6% del PIB califica como moderado según los estándares de los emergentes”, consignaron en un análisis.

Los economistas del IIF, que agrupa a las principales instituciones financieras del mundo, explican que el financiamiento de este déficit se convertirá aún así en un desafío, sobre todo al tomar en cuenta la tendencia de los inversionistas extranjeros que han mostrado menos interés por bonos del gobierno.

Al interior de un análisis, sobre el Panorama Económico: financiamiento del déficit fiscal de México, explicaron que ante el contexto actual del mercado mundial, la pregunta clave es quién estará dispuesto y tiene la capacidad de comprar los bonos que se utilizarían para fondearlo.

Locales tendrían que absorber

En el análisis, toman la historia reciente para explicar que entre 2011 y 2014, donde los flujos de capital extranjero hacia los bonos de gobierno mexicano fueron fuertes y resistentes al episodio del taper tantrum (berrinche de los mercados) que se presentó ante el anuncio de comenzar el retiro de la liquidez de la Fed.

“Una tendencia que contrasta con el sentimiento que han mostrado los inversionistas no residentes hacia los emergentes durante el primer trimestre y que dificulta las expectativas de un fondeo al déficit fiscal de México”.

De acuerdo con el análisis, no es la configuración ideal para generar una alta demanda de bonos. Sin embargo, consideran que los fondos de inversión y otros participantes del mercado local podrían aumentar sus tenencias y financiar el déficit.

Entre los principales socios del IIF se encuentran  el Kuwait Finance Minister; Egypt Central Bank; Austrian Federal Economic Chamber (WKO); Erste Group Bank;  Arab Banking Corporation; Banco Bradesco;  Canadian Bankers Association;  Arab Banking Corporation; China International Capital Corporation Limited; Bancolombia; Interacciones; BBVA; Grupo Financiero Banorte; Nomura Holdings, entre otros.

[email protected]

kg