El robo de combustibles y la venta incompleta de litros en algunas gasolineras de Puebla y otros estados de la República representa una afectación en el erario público, admitió José Antonio Meade, secretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Explicó que, al no cobrarse el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) con que se grava a la gasolina y el diesel, los ingresos presupuestarios del gobierno federal se ven afectados.

Tenemos dos fenómenos que desde el punto de vista hacendario queremos combatir: el IEPS que estamos dejando de recaudar, del cual no tenemos una cifra estimada y, en segundo lugar, aquellos casos donde algunas gasolineras que venden litros completos y el faltante lo vende sin facturar .

Luego de presentar resultados de la Declaración Anual 2016, comentó que están trabajando en coordinación con el Servicio de Administración Tributaria (SAT), Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Procuraduría General de la República (PGR) para evitar estas acciones y que se siga beneficiando el crimen organizado.

Estamos trabajando en enriquecer la estrategia para hacerle frente al robo de combustible, en la convicción de que ésta tiene que ser una estrategia integral que recoge elementos de todas las autoridades involucradas .

Refirió que estarán al tanto de lo que Pemex esté informando sobre las zonas donde se detecta el robo de combustibles, así como de los mecanismos de control.

Estos mecanismos van desde el marcaje de las gasolinas hasta la introducción de objetos a los ductos, que permitan dentro del ducto bloquear el paso a quienes han buscado vulnerarlos , explicó.

Destacó que están trabajando con el Congreso de la Unión para tener un mejor marco normativo sobre el robo de los combustibles y que su pronta aprobación permitirá impulsar la estrategia del gobierno federal.

El robo de combustibles vulnera no solamente la salud de Pemex, sino la capacidad de recaudación de la Secretaría de Hacienda, tanto en la vertiente de la evasión del IEPS como en la evasión fiscal. Es un fenómeno que implica descomposición del tejido social e implica también ingresos para la delincuencia organizada , afirmó.

Recordó que ya se han hecho diversos operativos de manera coordinada con el gobierno del estado de Puebla para enfrentar el robo de combustibles.

Se hicieron dos intervenciones entre PGR y el SAT a 12 gasolineras en donde suponíamos que estaba mediando una práctica inadecuada en materia de combustible , concluyó.

elizabeth.albarran@eleconomista.mx