París, Fra. La llegada del nuevo gobierno de izquierda a Grecia no pone a la economía al filo de la moratoria ni frente a una posible salida de la eurozona. Y es tan acotada la exposición del sector financiero privado que por ello tampoco tiene un efecto expansivo de aversión contra emergentes, concuerdan analistas del think tank alemán Bruegel Institute, Coface Ratings y Oxford Analytica.

En conversaciones separadas, expertos descartan también que la Unión Europea condone la deuda de la que son acreedores en su gran mayoría los países de la zona común y organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Desde Alemania, el economista de Bruegel Institute, Ashoka Mody, explica que tanto a Grecia como a la Unión Europea les conviene encontrar un acuerdo para evitar el default y la salida del Eurogrupo.

En ese hipotético caso, Grecia entraría en una profunda recesión, lo que empujaría al desempleo más allá y reduciría los ingresos disponibles, lo que exige una nueva ronda de consolidación fiscal que es completamente contraria a la propuesta del partido ganador de las elecciones, Syriza , sostiene.

Además, advierte que los acreedores perderían mucho más. Tan sólo España financia 12.7% del rescate griego, que son unos 18,000 millones de euros, según el experto.

Acotado, riesgo emergente

Aparte, el director del departamento de Investigación Económica de Riesgo País de Coface, Julien Marcilly, explica que el aumento de la aversión al riesgo de contagio para las demás emergentes de la región, y más allá, está acotado.

Es claro que los principales acreedores de Grecia son públicos, se trata de los gobiernos de los países de la eurozona y del FMI, detalla.

Desde el 2010, argumenta Marcilly, la mayor parte de la deuda griega fue condonada, cuyos acreedores eran bancos y otro tipo de instituciones financieras. Así que ante la limitada exposición que significa para el sector privado la deuda helena, precisa, el riesgo de contagio para estas instituciones está acotado.

Por ello el impacto expansivo de aversión al riesgo emergente ha sido limitado, asegura.

Grecia necesita recursos

Por otra parte, en entrevista, Graham Hutchings, director de Oxford Analytica, explica que a quien menos le conviene llegar a la moratoria es a Grecia, pues no cuenta con capacidad económica para echar a andar su maquinaria productiva de tal modo que pueda reponer los empleos perdidos.

Según las estimaciones de Bruegel, Grecia tiene pendiente el pago de 4,300 millones de euros en marzo y 6,000 millones más para julio y agosto. Una moratoria le cerraría por completo el acceso al mercado y al apoyo financiero de sus socios y acreedores, matiza Hutchings.

[email protected]