El PIB mundial registrará una contracción de 3% este año y existe el riesgo de que sufra una caída más profunda si se prolonga el paro de emergencia de las actividades económicas para contener la propagación del coronavirus, reconoció el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En su actualización de expectativas previa a las Reuniones de Primavera de los 189 países miembro, explicaron que se trata de la caída global más aguda desde la Gran Depresión de 1929, que claramente se encuentra lejos de la observada en el 2009, cuando el PIB del planeta se contrajo en 0.6 por ciento.

En el Panorama Económico Mundial (WEO, por sus siglas en inglés), presentado en línea por la consejera económica del FMI, Gita Gopinath, anticiparon que Estados Unidos registrará una contracción de 5.9% este año, una caída del PIB más profunda a la registrada en la mítica Depresión del 29, cuando el desplome de aquella economía alcanzó una contracción de 5.1 por ciento y que cayó dos años más.

La tensión de Estados Unidos a la baja arrastrará al PIB de México para el que el FMI anticipa una contracción de 6.6% este año, un escenario también histórico que se aproxima al registro de la recesión de 1995, cuando el PIB cayó 6 por ciento.

Al interior del WEO, se observa por primera vez en al menos 20 años que el pronóstico para todas las economías, excepto China e India, es de una caída sincronizada.

Los gigantes asiáticos escaparán de este contexto recesivo, pero con tasas de crecimiento que se vuelven históricas por su bajísimo desempeño.

En la conferencia, Gopinath explicó que este escenario base se presenta en un contexto incierto ante la magnitud del impacto de las medidas que los países están aplicando para contener la propagación del virus.

India y China, los únicos que se salvan

Según el nuevo WEO del FMI, la segunda economía del mundo, China, donde se presentó el brote del coronavirus, registrará un avance de su PIB de 1.2% este año, el más bajo en décadas, que presenta riesgos a la baja, ante la posibilidad extrema del rebrote del Covid-19.

Asimismo, estima que India avanzará un poco más que China y registrará un crecimiento de 1.9% en el 2020.

Para Brasil, el gigante emergente latinoamericano, pronostican una caída de 5.3% este año, y a Rusia la ven con una caída de 5.5 por ciento.

A diferencia del 2009, cuando los emergentes hicieron contrapeso a la caída de las economías avanzadas, en esta crisis mundial se suman a la caída. Las economías de mercados emergentes y en desarrollo normalmente presentan niveles de crecimiento muy por encima de los de las economías avanzadas, pero este año también se proyectan tasas de crecimiento negativas de 1.0% en el 2020, y de 2.2% si se excluye China.

En este contexto, se proyecta que el crecimiento per cápita se contraiga en más de 170 países. Se prevé que tanto las economías avanzadas como las de mercados emergentes y en desarrollo experimenten una recuperación parcial en el 2021.

En paro de emergencia

En el informe, lanzado en conferencia remota por Gita Gopinath, precisan que la caída generalizada de las economías del globo es resultado del “paro de emergencia” que están aplicando en sus actividades productivas todos los países del mundo, para limitar el contagio del coronavirus.

La economía de Italia, que es una de las cuatro más afectadas por la pandemia, sufrirá un desplome de 9.1% en el PIB de este año, mientras que el hundimiento del PIB de España está estimado en 8 por ciento.

En el análisis estiman que el cumplimiento de estos pronósticos también depende del endurecimiento de las condiciones financieras y del tiempo que tomará al mundo reencauzar las cadenas de valor que fueron afectadas por el brote.

Vacuna, la esperanza

En el documento reconocen que si la pandemia resulta más persistente que el escenario base el deterioro de la actividad económica pondrá a prueba los límites de los bancos centrales y del sistema financiero, lo que podría llevar a la economía mundial a sufrir un choque fiscal severo.

En caso contrario, refieren que si se encuentra una vacuna o un antiviral las medidas del distanciamiento social podrían levantarse mucho antes de lo esperado y se podrían mejorar las expectativas.

Escenarios adversos. Si la pandemia no cede en el segundo semestre de este año, puede que se prolongue la contención, empeoren las condiciones financieras y cause más trastornos en las cadenas mundiales de suministro. En tales casos, el PIB mundial se contraería aún más, 3% adicional este año, y si continúa en el 2021 podría contraerse 8% adicional respecto al escenario base.

ymorales@eleconomista.com.mx