Ricardo Monreal Ávila, coordinador del grupo parlamentario del partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena) en el Senado de la República y autor y promotor de la reforma a la Ley del Banco de México, en materia de la captación de divisas en efectivo, cuya minuta se encuentra en revisión en la Cámara de Diputados, se dijo dispuesto a ahondar en el análisis de la enmienda, cuya concreción se pospondría hasta febrero próximo.

“En un régimen democrático, no se deben limitar ni el análisis ni la discusión de temas de gran envergadura como esto. Todas las voces deben de escucharse, participar, hasta alcanzar la mejor solución para el país.

Morena, desde que ocupa la mayoría en el Congreso, ha actuado siempre con responsabilidad y ha escuchado, por lo que nuestro grupo parlamentario en el Senado reitera y se pronuncia para que no haya duda ni suspicacia sobre el propósito” de la enmienda en ciernes, precisó.

A través de un video publicado en redes sociales, el senador zacatecano expresó: “Debemos eliminar cualquier presunción de actividades ilícitas o de afectar la autonomía del Banco de México.

“La colegisladora actuará de conformidad con su autonomía y las disposiciones que regula su funcionamiento, y nosotros lo respetaremos”, ofreció.

“Lo que sí creo urgente es que se atienda en la ley nuestra preocupación: el manejo de dólares de origen legítimo, proveniente de migrantes y del turismo”, estableció el también presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara Alta.

“Morena actuará siempre creando normas y reglas que profundicen el cambio de régimen. No deseamos que la confusión y la incertidumbre alteren la estabilidad financiera y política del país. Actuemos con toda responsabilidad y prudencia. Sigamos escuchando a todos los sectores”, convocó Monreal Ávila.

Grupo de trabajo interinstitucional

Mediante un comunicado emitido por la bancada senatorial morenista, se informó de la eventual conformación de “un grupo de trabajo interinstitucional en el que participe el poder Legislativo para mejorar la iniciativa y se concluya su procedimiento en febrero”.

En su videomensaje, consideró que “ante la polémica” suscitada tras la aprobación, en el Senado, de la reforma que promueve, “es preciso disipar cualquier duda sobre las bondades y el fin que persiguen las modificaciones propuestas a la Ley del Banco de México”.

El proyecto, aclaró, busca establecer el mandato de ley para que Banxico “actúe como banca de última instancia y adquiera los dólares excedentes del sistema financiero mexicano, a fin de repatriarlos de manera segura, verificada y ordenada, a Estados Unidos para que, a su juicio, pueda ser parte de las reservas internacionales.

“Desde el punto de vista de la mayoría en el Senado, el proyecto es benéfico para las y los mexicanos, pues las modificaciones propuestas permitirán que quienes reciben remesas del exterior mantengan el valor de su dinero al tipo de cambio legal y vigente, evitando que los comercios o cualquier agente se los reciba a un valor inferior”.

Además, amplió, el cambio legal “resolverá la problemática que tiene la mayor parte de las personas que recibe divisas del exterior provenientes de sus familias, que consiste en la imposibilidad de acudir a una institución bancaria a cambiar sus dólares.

“En suma, para quienes reciben dólares del extranjero el proyecto aprobado establecerá el entorno adecuado para que mantengan el valor de su dinero y, por otro lado, permitir sostener y facilitar el intercambio comercial al nivel de la persona consumidora final, puesto que su dinero tendrá mayor capacidad de compra”.

Banxico emitió un comunicado en el que reiteró su plena disposición a colaborar con el Congreso con respecto al proyecto.

“El Banco de México reafirma su coincidencia con los beneficios que el proyecto de decreto busca lograr para que el efectivo en moneda extranjera que ingresa a nuestro país por actividades legítimas, principalmente el que traen algunos migrantes mexicanos, así como turistas del extranjero, fluya de manera sencilla, segura y económica en apoyo de quienes reciben dichos recursos y de sus familias. Todo ello, salvaguardando la integridad del sistema financiero”, dice el documento.

En su twitter, el subgobernador Jonathan Heath escribió:  “Son bastantes los argumentos en contra de las reformas a la ley del Banco de México. Uno de los más importantes es que no se vale reformar una Ley para favorecer a una sola empresa”.

Reunión con diputados

Este viernes el Gobernador del Banxico, Alejandro Díaz de León, propuso alternativas a los diputados para resolver el manejo de las divisas en efectivo residuales de las operaciones financieras, en lugar de la Reforma a los Artículos 20 y 34 de la Ley de Banxico.

En una reunión extraordinaria convocada por la Comisión de Hacienda en San Lázaro, expuso que se pueden ejecutar medidas que ayuden a abrir más puertas de corresponsalía para todos los intermediarios mexicanos, como la creación de una especie de Consejo, donde participarían Banxico y la Secretaría de Hacienda.

Aquí, Díaz de León hizo mención a un documento que días antes le entregó al Senado, en el cual se menciona que las instituciones mexicanas son percibidas en los mercados internacionales como “de riesgo elevado en materia de lavado de dinero a pesar del régimen de prevención en dicha materia a que están sujetas”.

valores@eleconomista.com.mx