Existe la posibilidad que pese a la apertura de ciertas actividades económicas en Estados Unidos tras el confinamiento que trajo el Covid-19, “los consumidores y trabajadores continúen sin participar por temor a una nueva ola de contagios”. Este es uno de los riesgos que observan los miembros del Comité Federal de Mercado Abierto de la Fed (FOMC, por su sigla en inglés) para la recuperación de Estados Unidos.

De acuerdo con lo descrito en las minutas de la reunión realizada el 28 y 29 de abril, donde dejaron sin cambio la tasa entre 0 y 0.25%, este riesgo podría alimentar cierta renuencia de los negocios y empresas a contratar trabajadores y realizar inversiones, lo que sin duda repercutiría en la recuperación económica.

Según las relatorías, todos los miembros concuerdan en que hay sectores estratégicos en Estados Unidos y el mundo que seguirán con problemas para recuperarse, refieren que las empresas del sector energético y turismo, podrían presentar quiebras importantes.

En las minutas precisan que algunos participantes del FOMC refirieron que sus contactos en los distritos donde operan, registran industrias particularmente afectadas, incluidas las aerolíneas, los cruceros, los restaurantes y los servicios del turismo.

Para aliviar tensión financiera, ayuda a México

Ahí mismo, en la minuta, realizan tres menciones acerca de México. Cuando repasan las medidas de estímulo que han instrumentado y destacan que “el comité votó por unanimidad para renovar los acuerdos monetarios recíprocos con el Banco de Canadá y el Banco de México”.

Acuerdos que están asociados con la participación de la Fed en el Acuerdo Marco de América del Norte de 1994.

La segunda mención a México destaca la sólida demanda de dólares en el mundo en un contexto de aversión al riesgo donde las divisas emergentes “como las de México y Brasil”, fueron las más afectadas por una depreciación profunda. Y al detallar la votación final donde consideraron que las medidas de intercambio de dólares, swaps de divisas con una serie de bancos centrales, como Banco de México “deberían ayudar a disminuir las tensiones en los mercados mundiales”.

Estímulo fiscal, apoyo directo

De acuerdo con lo referido en la minuta, los miembros del comité consideran que los programas de alivio fiscal otorgan un apoyo directo a los hogares, negocios y comunidades, otorgando tranquilidad a lo que llaman Main street/avenida principal, en referencia a las personas que sostienen a la economía (familias y pymes), para pasar el cierre de actividades.

Tal como lo ha hecho el presidente de la Fed en sus presentaciones públicas, en la minuta expresaron que el problema de liquidez que tienen ahora mismo requiere una intervención contundente y consistente por parte de la política fiscal.

Reiteraron que el FOMC continuará impulsando medidas de estímulo desde su trinchera.

En el año, restan aún cinco reuniones programadas del FOMC. La próxima reunión será el 9 y 10 de junio.

Sin embargo, la reiterada advertencia de que harán lo que sea necesario para estimular a la economía, incluye la posibilidad de más reuniones fuera de calendario.

ymorales@eleconomista.com.mx