En 10 de las 32 entidades federativas del país el poder adquisitivo de las familias mexicanas se vino a pique en el primer lustro de la administración de Felipe Calderón, a consecuencia de un descenso en el salario real.

Quintana Roo encabezó la lista. De acuerdo con cifras de la Secretaría del Trabajo, el salario base de cotización del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) -a precios del 2011- descendió de 206.46 pesos diarios en el 2006 a 199.10 pesos en el 2011, es decir, una baja de 3.57 por ciento.

Nayarit se posicionó en el segundo peldaño, al pasar de 198.69 a 191.93 pesos al día, lo que significó una caída de 3.40 por ciento.

Baja California se ubicó en el tercer lugar. El salario diario en la entidad cayó de 253.32 a 246.55 pesos. Aguascalientes, Baja California Sur, Guanajuato, Distrito Federal, Sinaloa, Jalisco y Tlaxcala completan.

La remuneración de los cotizantes del IMSS a nivel nacional apenas se incrementó 0.54 por ciento.

Claroscuros en Chiapas

Del otro lado de la moneda, Chiapas fue la entidad que registró el mayor incremento en el salario.

Del 2006 al 2011 aumentó 13.24 por ciento. Sin embargo, en términos absolutos fue de los cinco últimos gobiernos locales en el rubro, sólo detrás de Yucatán, Sinaloa, Durango y Nayarit. Destacó también Campeche, con un incremento de 12.29%; Oaxaca, con 6.87%; y Zacatecas, con 5.80 por ciento.

De acuerdo con el director del Centro de Investigación en Economía y Negocios del Tecnológico de Monterrey, José Luis de la Cruz, los mayor salarios están en la franja fronteriza norte del país, debido a que la mayor proporción de valor agregado se centra en el sector industrial, el cual se aloja en esa región de la República Mexicana.

En cambio -agregó- en el sur y centro del país la población vive de los sectores agrícola y de servicios, particularmente del comercio, los cuales generan poco valor agregado.

De acuerdo con el analista de Multiva Grupo Financiero, Óscar Jiménez, la recuperación salarial en el país es gradual y lenta, suceso que beneficia a que las presiones inflacionarias estén controladas y con perspectivas positivas.

[email protected]