El principal reto que debe enfrentar el nuevo secretario de Hacienda y Crédito Público, Arturo Herrera Gutiérrez, es recuperar la confianza de los inversionistas y de las calificadoras, ya que la renuncia de Carlos Urzúa deja muchas inquietudes con respecto al rumbo de la economía mexicana y de las finanzas públicas, coincidieron expertos.

En primera instancia mencionan que es fundamental reactivar la economía mexicana ante la contracción de 0.2% que presentó en el primer trimestre del año y trabajar en un plan de inversión más ambicioso que impulse la infraestructura y la obra pública.

“Confianza es la palabra clave que debe entender el nuevo secretario de Hacienda, si no hay confianza entre inversionistas, empresas y consumidores, el pánico que ha generado este gobierno con algunas decisiones va a frenar a la economía”, expuso Jorge Sánchez Tello, director de investigación aplicada de la Fundación de Estudios Financieros (Fundef).

A su parecer, desde la SHCP se puede ayudar a destrabar muchos temas en la administración pública que están parados por la retención del gasto público y que pueden ayudar a reactivar la actividad económica.

En los primeros cinco meses del año, el gobierno acumuló un subejercicio por más de 140,000 millones de pesos, esto es 5% del PIB, situación que es vista como un riesgo que impedirá que la economía mexicana crezca por arriba del promedio de 1.6% que se espera para el cierre de este año; pese a ello la SHCP ha mantenido su expectativa de crecimiento entre 1.1 y 2.1 por ciento.

 

PEF 2020

Otro aspecto que deberá enfrentar Herrera como titular de Hacienda es la entrega del Paquete Económico del 2020, donde deberá garantizar la estabilidad macroeconómica del país y la disciplina fiscal en las finanzas públicas, consideró Luis Foncerrada, economista en jefe de American Chamber de México.

“Un manejo responsable de las finanzas es crítico para mantener la estabilidad macro; si no hay esa disciplina fiscal, podemos tener muchos tipos de impactos en la deuda, la balanza de pagos, tipo de cambio y en la inflación, que sería la más grave porque afecta el poder adquisitivo de los grupos más vulnerables”, dijo.

El fiscalista Herbert Bettinger destacó que tanto la Ley de Ingresos de la Federación como el presupuesto de egresos serán claves para que las calificadoras sigan dando una ficha de confianza al gobierno de López Obrador.

Para José Luis de la Cruz, director general del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico, lo más importante del Paquete Económico 2020 es que se presenten pronósticos alcanzables.

“Se debe generar un escenario macro que sea realizable, porque lo que vemos en este primer año es que las proyecciones macro no se han cumplido”.

Plan para Pemex

Con respecto al Plan de Negocios de Pemex, los especialistas coinciden en que es el mayor desafío en el corto plazo, pues gran parte de lo que se presente implicará efectos sobre las finanzas públicas y el futuro económico del país.

Indican que Herrera, como parte del Consejo de Administración de Pemex, debe hacer valer su voz ante proyectos que no sean viables, como podría ser la construcción de la refinería Dos Bocas en Tabasco.

“El secretario debe hacer valer su voz y, si ve que hay cosas que están mal o que no hay un plan de negocios creíble, tiene que trabajar para generar esa visión. Si a Pemex le va mal, le va mal al país”, expresó Sánchez Tello.

Mariana Campos, coordinadora del programa de gasto público y rendición de cuentas de México Evalúa, explicó que el gran reto de Pemex es elevar sus ingresos y reducir gastos; en lo que va del 2019, sus ingresos han sido 30% menores a lo que se tenía programado.

“Lo que se espera de Pemex y Hacienda es que ya presenten un plan de negocios que permita pensar que la empresa va a recuperarse en algún momento, mientras no hagan eso Pemex sigue comprometida financieramente. Herrera enfrenta el reto de generar un plan de negocios que el presidente pueda apoyar y al que los inversionistas den el visto bueno”.

Calificadoras

Los expertos plantearon que otra de las prioridades de Herrera como secretario de Hacienda es mandar un mensaje claro y contundente a las calificadoras de que van a continuar con lo bueno que estaba haciendo Carlos Urzúa, como mantener la meta de superávit primario.

“Sería muy bueno que aclare las críticas que hizo Urzúa con respecto a que existen políticas públicas irresponsables que quiere hacer el gobierno. Cuál fue la diferencia entre Urzúa y el presidente que generó esta ruptura y cómo se pueden subsanar serían un buen mensaje a las calificadoras”, concluyó el especialista de Fundef.

La relación del gobierno federal con las agencias calificadoras no ha sido la mejor, ya que, en reiteradas ocasiones, han señalado su preocupación sobre la situación económica del país y de las finanzas públicas.