Los organismos encargados de la defensa y protección de derechos de los consumidores de servicios diversos, como la Procuraduría Federal del Consumidor, la Comisión Federal de Competencia y la Comisión Federal de Telecomunicaciones, actúan de manera separada , lo que reduce la eficiencia en la protección del usuario, admite un documento del Senado de la República, donde se propone la fusión de esos tres organismos junto con la recién creada Procuraduría de la Defensa del Contribuyente, para crear un único ombudsman del consumidor.

La comunión de los organismos creados para la defensa del consumidor, con carácter de ombudsman administrativo en lo que se refiere a la actividad económica de los particulares y la posible violación a los derechos de los consumidores fortalecerá la actividad económica del sector privado de la economía, al restablecer el equilibrio entre los agentes económicos oferentes de bienes, productos y servicios, y los destinatarios finales de los mismos con el carácter de consumidores , se asegura en el Estudio sobre la creación de un ombudsman administrativo encargado de la protección y defensa de los derechos de los consumidores .

El documento -elaborado por el Instituto Belisario Domínguez del Senado- afirma que la sociedad mexicana necesita un defensor y garante que, sin fin de lucro, conservando su independencia frente a cualquier dependencia gubernamental o interés privado, conformada por productores y ciudadanos consumidores, procure la armonía con perfil social en la sinergia que se desarrolla entre el productor o prestador de servicios y el consumidor.

Este ombudsman pondrá al alcance del ciudadano la experiencia de sus funcionarios para que las contrataciones de telecomunicaciones, gas, luz, gasolina, televisión de paga y servicios de Internet que hagan los ciudadanos no se conviertan en una carga innecesaria.

La labor del ombudsman administrativo sería denunciar los abusos de los proveedores de los servicios y productos deficientes como el inicio de cualquier solución de conflictos, alertar a los consumidores potenciales para que no sean presa de abusos o prácticas comerciales perjudiciales o poco éticas, así como informar de particularidades de un servicio, o bien, de las opciones que el consumidor tiene en su caso , refiere el documento.

El ombudsman administrativo tendría la misión de informar sobre un consumo justo, sustentable, racional, y dotar al consumidor de un análisis de comparación y búsqueda de alternativas.

También deberá asistir en la defensa de sus derechos y para pugnar por el reconocimiento de intereses legítimos y derechos del consumidor en el ámbito internacional, así como facultar para que el consumidor pueda organizarse,y ser participativo, autogestivo y exitoso ante autoridades, empresas proveedoras y ciudadanía.