La perspectiva de las familias mexicanas sobre la situación económica de su hogar y del país, presente y futura, se encuentra en franco deterioro, similar a lo que se vivió al arranque de la crisis económica y financiera del 2009.

Durante enero del 2014, el Índice de Confianza del Consumidor cayó 15.5% a tasa anual, lo que significó la caída más pronunciada en los últimos 56 meses y la cuarta consecutiva, de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía y el Banco de México.

Al comparar el primer mes de los últimos cinco años, en términos anuales, el actual es el único que registró variaciones negativas: en el 2010, la tasa fue de 0.2%; en el 2011, de 12.4%; en el 2012, de 3.4%, y para el 2013, fue de 4.8 por ciento. En la misma línea, en enero del 2008 y del 2009, las variaciones fueron de -0.8 y -20.8%, respectivamente.

El desplome al comienzo del 2014 se atribuye, principalmente, al repunte inflacionario observado entre octubre (3.36% anual) y enero (4.64% estimado); al impacto de las recientes cargas impositivas, y a las alzas en el transporte público, indicó Economy, Business & Indicators.

Además, la consultoría aseguró que estos factores, entre otros, hacen que las familias perciban una afectación a su nivel de vida y, por ende, responden de manera adversa. Esta percepción de los consumidores es distinta a la que ven los inversionistas para México, ya que las grandes calificadoras han mejorado su percepción sobre el país.

De los cinco componentes que integran al índice, ninguno presentó crecimientos anuales en enero del 2014 y, al mismo tiempo, el derrumbe más acentuado se exhibió en la visión de los consumidores sobre el momento propicio para comprar bienes de consumo duradero, como muebles, televisor y lavadora, al mostrar un descenso de 22.9 por ciento.

Asimismo, el ánimo de los consumidores respecto del contexto económico de México está en caída libre. Los rubros de la situación económica actual y futura del país presentaron retrocesos anuales de 19.7 y 18.0%, respectivamente.

En lo que concierne a la condición económica de los hogares, la percepción de los integrantes de éstos permanece en situación de alud. Lo anterior es debido a que el indicador que capta el momento económico esperado del hogar mostró un declive anual de 9.9%, durante el primer mes del año; así, se convierte en el noveno número rojo al hilo. Mientras, el componente que reporta la situación económica actual del hogar se redujo 8.6 por ciento.

Daniela Ruiz Zárate, analista económico de Monex, aseveró que estos resultados se deben, en gran medida, al descontento de los consumidores por la introducción de la reforma fiscal, que entró en vigor en enero. Igualmente, destacó que esto se puede ver en la inflación registrada en la primera quincena del 2014, que se ubicó en 0.7% (muy por encima de +0.3% previo).

En cifras desestacionalizadas, la confianza de los consumidores cayó 6.2% en el primer mes del 2014, en relación con el periodo precedente. Dentro del índice, la peor caída la registró el componente que evalúa las posibilidades, hoy en día, del hogar para adquirir bienes duraderos (14.9 por ciento).

INDICADORES DE EU SUGIEREN CAUTELA SOBRE LA ECONOMÍA

Estados Unidos comienza el año con cierto crecimiento; sin embargo, la magnitud que muestran indicadores en rubros tales como el crédito, empleos en el sector privado y el sector servicios, no despejan todas las dudas sobre la fortaleza a futuro de la economía del país.

La principal duda aparece sobre el crédito. Al respecto, Bill Gross, administrador de fondo Pimco -el fondo de bonos más grande del mundo, con 237,000 millones de dólares en activos- dijo que la disminución del déficit del gobierno de Estados Unidos en los últimos años ha llevado a un crecimiento más lento del crédito, que, a su vez, es negativo para la economía en el corto plazo porque la expansión del crédito es clave para los precios de los activos.

Por esta razón, nuestra palabra del mes en Pimco es ser cautelosos , enfatizó Gross en su carta mensual a inversionistas titulada De lo más medieval .

Gross explicó que el crecimiento crediticio de entre 3 a 4% en Estados Unidos podría no alcanzar para sostener un crecimiento económico de 3% este año, especialmente si los precios de los activos bajan. Esto es relevante dado que las perspectivas sobre el PIB del vecino país impulsan el objetivo de crecimiento de 3.9% para México este año.

MENOS EMPLEOS EN SECTOR PRIVADO

En el mismo tono, la creación de empleos en el sector privado estadounidense se redujo en enero a 175,000 nuevos puestos de trabajo, según la encuesta mensual sobre empleo publicada el pasado miércoles por la sociedad de servicios informáticos a las empresas ADP.

La cifra, surgida de datos corregidos por variaciones estacionales, fue menor que las expectativas de los analistas, que esperaban 178,000 empleos netos. En diciembre se reportaron 227,000 plazas laborales.

CRECIMIENTO EN SECTOR SERVICIOS

Por otro lado, el crecimiento del sector servicios de Estados Unidos se aceleró en enero a un máximo en cuatro meses y las contrataciones continuaron robustas, reportó el sector. La firma de datos financieros Markit indicó que su índice de gerentes de compras del sector servicios ascendió a 56.7 puntos. (Con información de Agencias)

Confianza de consumidores, en niveles de crisis

Haz clic en la imagen para ampliarla