Un incremento en la pobreza en Chile dejó como saldo la pandemia. De acuerdo con la Encuesta de Caracterización Socioeconómica Nacional (Casen), que se realizó entre el 31 de octubre y el 4 de febrero, el indicador que se centra en los niveles de ingresos de los hogares exhibe que 10.8% de la población total está en esta condición.

Ello significó un incremento de 2.2 puntos frente a la consulta de 2017, con lo que 2,112,185 de personas se encuentra en situación de pobreza por ingresos. De ellos, 831,231 están en condición de pobreza extrema, lo que implicó un avance desde el 2.3% de la medición anterior a 4.3 por ciento.

De acuerdo con la subsecretaria de Evaluación Social, Alejandra Candia, el empeoramiento de este indicador, que contrasta en el grueso los ingresos obtenidos por el empleo más otros autogenerados y los subsidios monetarios, es consecuencia de la crisis laboral, ya que los ingresos producidos por el trabajo cayeron en promedio 11% en el período analizado.

Para dimensionar esto, mencionó que entre 2006 y 2009 cuando se originó la crisis subprime, dichos ingresos cayeron en 1.6 por ciento.

Respecto a los ingresos de subsidios monetarios -que incluyen el Bono Covid, el Ingreso Familiar de Emergencia y el Bono Ayuda Familiar- Candia señaló que si bien empeoraron ellos ayudaron amortiguar el daño de la pandemia. De hecho mencionó que sin las ayudas sociales la proyección de Cepal estima que los niveles de pobreza habrían escalado a 13.7%, mientras que el de pobreza extrema lo habría hecho a 5.9 por ciento.

Por regiones en comparación con la versión de 2017 en Tarapacá se registró el mayor deterioro con un laza de los niveles de pobreza de su población de 7.6 puntos porcentuales. También tuvo el mayor incremento en la pobreza extrema con 5.2 puntos.

Según el reporte en Tarapacá (14%), Ñuble (14.7%), Biobío (13.2%) y La Araucanía (17.4%) se registran las mayores tasas de pobreza mientras que en la Metropolitana (9.0%), Aysén (6.6%) y Magallanes (5.7%) se observan tasas por debajo del promedio nacional. En el resto de las regiones, según explicó Candia, “no existen diferencias estadísticamente significativas”.

En tanto en la mirada de la pobreza extrema esta se elevó en 12 regiones “de manera significativa”. En donde destacó Tarapacá con el 6.9% de la población está en dicha condición, mientras que en Arica y Parinacota y la La Araucanía representan al 5.9 por ciento.

Al analizar por zonas, la tasa sube de 7.4% a 10.4% en zonas urbanas y baja de 16.5% a 13.8% en las áreas rurales. En tanto la  pobreza extrema tanto en las zonas rurales como urbanas se produce un alza: en urbano se incrementa 2.1 puntos porcentuales llegando a 4.1% y en zonas rurales se incrementa 1.3 puntos porcentuales llegando a 5.7 por ciento.