La Comisión Europea incluyó a Panamá en su nueva lista de países terceros con deficiencias en sus estrategias contra el blanqueo de dinero y financiamiento del terrorismo, junto a otros 22 países y jurisdicciones de todo el mundo.

“Estar en esta lista significa que hemos concluido que hacer transacciones financieras y bancarias con estos países podría exponer al sistema financiero europeo a altos riesgos sobre blanqueo de dinero y financiación de terrorismo”, explicó en una rueda de prensa la comisaria europea de Justicia, Vera Jourová, que insistió en que se trata de un aviso y no de un sistema de sanciones.

Acompañan a Panamá en la lista Afganistán, Samoa Americana, Bahamas, Botsuana, Corea del Norte, Etiopía, Ghana, Guam, Irán, Irak, Libia, Nigeria, Pakistán, Puerto Rico, Samoa, Arabia Saudí, Sri Lanka, Siria, Trinidad y Tobago, Túnez, las Islas Vírgenes estadounidenses y Yemen.

En un comunicado, la comisión explicó que el objetivo de la lista es “proteger al sistema financiero de la Unión Europea (UE)” previendo los riesgos, ya que a partir de ahora se requerirá a bancos y otras entidades aplicar comprobaciones más estrictas en las operaciones con estos países.

Los criterios de la lista reflejan los requisitos más estrictos que recoge la más reciente directiva contra el blanqueo de dinero, que lleva en marcha desde julio del 2008, explicó Jourová.

La elaboración de la lista comenzó con un análisis de hasta 54 jurisdicciones que tienen un impacto sistémico en la integridad del sistema financiero europeo, fuertes vínculos económicos con la UE o han sido consideradas por el Fondo Monetario Internacional como centros financieros internacionales con ventajas fiscales.

Para cada uno de estos países, Bruselas revisó el nivel de amenaza actual, sus marcos legales vigentes y sus controles para prevenir los riesgos de financiamiento del terrorismo y blanqueo de dinero, tras lo cual elaboró la lista de 23 países que publicó este miércoles.

La lista queda ahora en manos del Parlamento Europeo y el consejo para su aprobación en el plazo de un mes, aunque la comisaria europea reconoció que no espera que entre los países de la UE exista una mayoría cualificada que respalde la lista.

“Pese al hecho de que la metodología se consultó con los estados y recibió su apoyo el verano pasado, es cierto que es la primera vez que usamos esta metodología para elaborar esta lista. Creo que hay una convicción entre los países de que es algo que hay que hacer. Lo que oímos es la reacción natural ante algo nuevo, algo políticamente sensible”, destacó Jourová.

Panamá se defiende

En un comunicado, el embajador de Panamá ante la UE, Miguel Verzbolovskis, lamentó la inclusión del país centroamericano en la lista europea y aseguró que la reciente adopción de una ley que penaliza con cárcel la evasión fiscal es una “prueba concreta de la voluntad panameña de cooperar y adherirse a los estándares internacionales”.

“El gobierno de Panamá solicita de forma oficial a la Comisión Europea que reconsidere (su decisión), teniendo en cuenta nuestro progreso, y que se comprometa a un diálogo serio y abierto (...) para abordar las críticas específicas que pueda tener”, agregó el embajador.