El banco italiano Monte dei Paschi di Siena informó a través de un comunicado que ha solicitado al Banco Central Europeo (BCE) una prórroga hasta el 20 de enero para formalizar la ampliación de capital de 5,000 millones de euros en la que está inmerso.

En el comunicado, el banco explicó que el consejo de administración de la entidad toscana, la tercera de Italia, ha solicitado al BCE un permiso para prorrogar el plazo para finalizar su aumento de capital, que estaba previsto para finales de diciembre.

Asimismo, la entidad ha alegado la necesidad de que, para proseguir con la operación, es preciso primero clarificar la situación política de Italia, después de la dimisión de Matteo Renzi .

El momento de incertidumbre podría perjudicar al Monte dei Paschi y, a su vez, ahuyentar a los inversionistas privados, tal y como dijo Pier Carlo Padoan, ministro de Economía,

La situación del banco más antiguo del mundo es delicada, actualmente afronta un proceso de reestructuración y saneamiento de sus cuentas, después de que en julio fuera la única entidad que quedara por debajo de los valores mínimos exigidos a 51 bancos europeos evaluados por la Autoridad Bancaria Europea.

Además, acumula un gran número de créditos morosos de los que debe deshacerse, y afronta un proceso de ampliación de capital, el tercero en los tres últimos años.

Por su parte, el gobierno italiano no ha solicitado asistencia al Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) para acometer el saneamiento de su sistema financiero, según ha indicado el fondo de rescate europeo en respuesta a las informaciones publicadas por la prensa italiana sobre una posible petición de ayuda por un importe de 15,000 millones de euros para rescatar a Banca Monte dei Paschi y otras entidades.

La respuesta del fondo de rescate europeo llegaba después de que el diario italiano ‘La Stampa’ informó este miércoles de los preparativos del Gobierno para solicitar un préstamo para el saneamiento de Banca Monte dei Paschi y de otras entidades del país transalpino.

Por otra parte, citando fuentes sin identificar, la agencia Reuters indica que el Ejecutivo italiano prepara la toma de una participación de control en Banca Monte dei Paschi, donde ya posee 4% del accionariado, que podría ampliar por encima de 40 por ciento.