José Ángel Gurría Treviño, secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), advierte que en los seis meses que le quedan a la actual Legislatura se puede lograr una agenda mínima nacional entre los partidos políticos, por encima de cuestiones partidistas, que permita avanzar en las reformas estructurales que México requiere para crecer más, como la laboral, la fiscal, la educativa y la de energía.

Entrevistado por El Economista en el marco de la Reunión Ministerial del G-20, Gurría, quien ya se ha reunido con los candidatos del PAN y PRI, Josefina Vázquez Mota y Enrique Peña Nieto, respectivamente, y con el equipo de Andrés Manuel López Obrador, candidato del PRD, reconoce que hay presiones para la aprobación de las reformas en el Congreso, pues en todos los temas sin excepción hay grupos de interés .

Mientras que en el caso de las leyes que ya se han aprobado, como la de competencia y la de Asociaciones Público-Privadas, la autoridad debe vigilar que se cumplan. Sobre la primera aclara que el estudio que realizó la OCDE sobre telecomunicaciones la llamada de atención no es a ninguna persona ni a ninguna empresa, es a la autoridad .

•¿Con la entrada de una nueva administración sube la probabilidad de que se logren reformas estructurales que apuntalen el crecimiento de la economía?

Nos queda todavía de Legislatura hasta septiembre. Se pueden hacer muchas cosas en ese tiempo.

Hay algunos proyectos como el de la reforma laboral que ya se había trabajado, pero hay otros temas como la reforma fiscal y la de energía que van a tener que transitar más despacio. De la educación también se sabe bastante por dónde hay que ir, pero no hay un proyecto de ley ya preparado.

•¿Trabajarían de igual forma con cualquier partido político que gane la elección o comulga más con alguna propuesta o candidato?

Las decisiones de quién toma el gobierno de México son de los electores. Nosotros trabajamos en todos los países y eso incluye México; con quienes son electos por la ciudadanía y México por supuesto que no tiene por qué ser la excepción.

•¿Se reunirá con cada uno de los candidatos?

Ya lo hice y seguramente en el camino habrá muchas otras oportunidades y si no que nuestros expertos se reúnan con los técnicos de sus equipos para recoger sus opiniones, independientemente de quién sea electo.

Yo conozco a los tres candidatos. Conozco muy bien a Josefina Vázquez Mota, al señor Peña Nieto y conozco al señor López Obrador, con quien he tenido contacto a través de sus colaboradores.

Hicimos lo mismo hace seis años, lo estamos replicando –a través de un documento con propuestas que se presentó en enero. Lo estamos haciendo institucionalmente, de manera abierta y transparente. Es un esfuerzo para ponerlo al servicio de México y de los mexicanos, para quien quiera que resulte electo.

•Volviendo a reformas estructurales ¿cuáles son las medulares para empezar a impulsar el crecimiento?

Ya se hizo la reforma de competencia que había sido siempre una recomendación nuestra; se hizo la de Asociaciones Público-Privadas, pero están pendientes la fiscal, la laboral, la de energía y la de educación, por decir algunas.

Hay otros temas que habría que enfocar, por supuesto que todos son muy importantes, pero éstos son los cinco o seis y es sobre los que hemos propuesto, que los partidos políticos podrían ponerse de acuerdo sobre una agenda nacional mínima.

Esto podría echarse a andar con consensos de tipo nacional o si no, por lo menos, con los partidos que puedan lograr la mayoría y los consensos necesarios, pues se requieren cambios de tipo constitucional.

•Aparte del Congreso se enfrentan a otra variable que es la presión de los sindicatos...

En todos los temas sin excepción hay grupos de interés, en todos. Quiere decir, grupos que tienen una posición ya muy establecida o que se han beneficiado a veces por falta de información, por falta de comunicación, de capacidad de venta; grupos que creen que serían afectados o a quienes se está manipulando y utilizando para generar resistencia al cambio, haciéndoles creer que serían afectados.

CORTAFUEGO FINANCIERO

•Sobre temas internacionales me decía ayer que entre autoridades de Europa bastaría con fortalecer el firewall –con 1.5 billones de euros...

No es una solución, pero es una parte importante para fortalecer la credibilidad. El firewall es un muro para contener el fuego. Aquí se trata de ponerle una barrera al contagio financiero, ¿qué quiere decir esto?, evitar que se venga el virus del contagio financiero, el nerviosismo financiero y la especulación, que se pase de Grecia a Irlanda y Portugal, pero sobre todo a España e Italia.

Debe haber cantidad mínima, porque eso depende de cuántos vencimientos tengas en aquellos países en donde quieres evitar el contagio. Si en los próximos 12 o 15 meses tienen vencimientos de 500,000 millones o 700,000 millones de euros, se tiene que poner una facilidad que sea más grande que eso para decirle a los mercados: si ustedes quieren encarecer el crédito a estos países, yo voy a entrar y yo voy a estar apoyando a estos países para que les puedan pagar sin necesidad de pedir crédito, y al mismo tiempo esos países van a seguir adelante.

•¿Cuáles serían los pasos a seguir para empezar el desendeudamiento en las economías europeas desde la experiencia de México?, pues usted fue uno de los responsables del andamiaje de la estabilidad financiera del país.

Hay que tener disciplina fiscal y por supuesto hay que eliminar todos los privilegios, las exenciones, las excepciones; se tiene que recortar algunos gastos, aumentar algunos impuestos, ya demás hay que volver a crecer.

•¿Cómo se hizo en México?

Recortamos la deuda, el déficit y las necesidades de ir al mercado y cuando tomamos las medidas correctas en materias de finanzas públicas y materia de disciplina fiscal, empezó a fluir la inversión y el crédito y otra vez se levantó el crecimiento.

•Pero tomó 10 años el proceso, ¿tenemos que esperar 10 años para que Europa se estabilice?

En realidad no tomó 10 años. Tomó 10 años desde que empezó hasta que terminó porque en el camino hubo algunos retrasos, pero ésa digamos que es una buena forma de ver las cosas, por eso es que la mejor forma de tratar estos problemas es no tenerlos, porque toma mucho tiempo y sale muy caro.

•Usted ha sido muy crítico del papel de las calificadoras, sin ir muy lejos ahora que le recortaron a España e Italia. ¿Qué papel tienen que tomar las calificadoras?

Hoy el Financial Stability Board, del cual forma parte la OCDE, está analizando el tema para que tengan un menor impacto en la vida económica y financiera de la economía internacional y para que, si acaso, tengan mayor capacidad de predecir y menos capacidad de hacer.

•Pero son un mal necesario.

La función es necesaria, la forma de desempeñar la función… ¡Ahí hay muchas diferencias!

ES UN DIAGNÓSTICO

Informe de telcos, llamado de atención al gobierno

•Luego del estudio tan polémico que realizó la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos sobre telecomunicaciones, y que Carlos Slim declaró que no se hizo adecuadamente, ¿usted ha hablado ya con él?

El mensaje no era a ninguna persona ni a ninguna compañía. Es a las autoridades, es a los reguladores de México, es al gobierno presente y futuro de México.

No se puede esperar que si una empresa tiene la oportunidad de ganar más cuota de mercado no lo haga, es una reacción casi intuitiva, casi natural, si a una empresa le dan el espacio, lo toma si es una empresa agresiva.

Pero quien define los límites, los parámetros, las reglas del juego para que la cancha esté pareja y haya más participantes, para beneficiar más al consumidor, es la autoridad.

•¿Qué le responde la autoridad?

Nos pidió el estudio y lo pagó. Así que nosotros ya le entregamos una especie de plan de vuelo.

Ese día anunció 10 medidas referidas a las recomendaciones del estudio, porque ya conocían cuando menos los borradores del contenido del documento, como ya lo conocían las compañías mexicanas y los operadores.

PERFIL

Políglota, economista y en algún momento priísta, José Ángel Gurría encabeza la OCDE desde el 1 de junio del 2006 y se encuentra en su segundo mandato. Egresado del ITAM, fue secretario de Hacienda con Ernesto Zedillo y encabezó la negociación del rescate financiero con el Fondo Monetario Internacional. También con Zedillo fue secretario de Relaciones Exteriores.