Como una tierra de grandes oportunidades en la región. Así define el desempeño económico y financiero de México en los últimos 12-18 meses Juan Pablo Cuevas, director ejecutivo de Banca Transaccional para A. Latina y el Caribe de Bank of America Merrill Lynch, en entrevista con AméricaEconomia.com.

-¿Y los cuatro recortes de expectativas de crecimiento en 2013 no implican una debilidad económica?

-Lo que pasa es que la economía mexicana está muy pegada a Estados Unidos, recuerde que hubo una migración grande de maquiladoras desde EE.UU. a México, lo que hizo a su economía aún más dependiente de la estadounidense… mientras las expectativas de crecimiento de EE.UU. sigan bien, las proyecciones de nuestros economistas es que la expansión de México, en 2014, sea cercana a 4%.

-¿Qué sucedió en 2013?

-La actividad se vio un poco afectada por los cambios, específicamente las reformas que quizás no se explicaron bien en los momentos que se requerían. Cabe señalar que aún no debuta la reforma energética, que para diversos economistas es la principal en el ámbito económico. Para el 2014, lo que va a pasar es que la reforma energética va a atraer capitales extranjeros y eso debiera ayudar a una expansión cercana al crecimiento ya indicado para este año.

-Sin embargo, la reforma energética, pese a su reciente aprobación, ha presentado fuertes resistencias en parte de las fuerzas políticas y de la población. ¿Eso podría trastocar los planes?

-En el concierto general, dada la aprobación de la reforma y que funcione correctamente el cambio, definitivamente va a haber inversión inmediata. Esto, porque en el fondo la reforma no es un cambio dramático de un Pemex, por ejemplo, sino lo que está corrigiendo -entendemos- es aligerar un poco el monopolio y abrir ciertas industrias.

En el caso de Pemex, no es que sólo vaya a tener contratos con el gobierno; pueden tener contratos con terceros y el gobierno también puede tener contratos con terceros. Existe bastante oposición, sobre todo por la parte laboral, y es entendible, pero en algún minuto si logran llegar a acuerdo y lo explican a los medios, probablemente la reforma se implemente y eso va a significar un avance para todos.

-Y sus efectos, ¿son al corto o mediano plazo?

-En esto no hay magia; estamos hablando de petróleo, de energía... definitivamente se verán materializadas en forma positiva en el mediano plazo. En lo inmediato, puede que arregle ciertas cosas, como que se deba contratar a las empresas o subcontratar a las empresas.

-Respecto a la reforma financiera, dada las características del mercado bancario mexicano, ¿cree que finalmente se creará una industria con mayor concentración?

-Hay varios puntos especiales. Primero, hay un marco de desarrollo para préstamos, existen algunas reformas dentro de lo que es el sector privado de los bancos para fortalecer un poco garantías; también está una regulación diferente que apunta especialmente, en lo que es estructura de bancarrota de las instituciones… eso en términos generales.

Asimismo, hay una serie de reformas que vienen por Basilea III. Yo creo que las autoridades están tomando las acciones que necesitan tomar para avanzar.

Agustín Cartens (gobernador del Banco de México) es alguien brillante y lo único que está haciendo es prepararse para el cambio financiero, que no sólo viene en México, sino en la forma de hacer negocios a nivel mundial. Basilea III va a cambiar todos los parámetros financieros.

-¿Podemos hablar de una tierra de oportunidades?

-Absolutamente. Puede que haya sido la gran tierra de oportunidades en el último año, año y medio, aunque todo el mundo estaba apostando a Brasil y va a seguir creciendo igual, pero México sale como el jugador estrella de último minuto, que empieza a mostrarse de manera diferente. Creo que si eso va asociado a que las reformas sean aplicadas correctamente, pienso que va a seguir haciendo un mercado fértil para las oportunidades. Sin ir más lejos, hoy mismo leía una publicación europea que proyecta, aparte de los BRICS, países donde se ven grandes opotunidades: México aparece en el segundo lugar, tras Indonesia.

En América Latina, México está tomando un ritmo diferente y creo que depende de las reformas: si las reformas las pueden implementar y si pueden negociar los medios, México va por un buen camino… y va ayudar mucho el crecimiento de Estados Unidos

-En este escenario, ¿que importancia juega en esto la administración de Peña Nieto?

-Cualquier gobierno busca formar parte de un mundo globalizado, salvo casos puntuales, por tanto, si no eres parte de ese mundo, si no eres parte de hacer reformas que busquen un beneficio social y empresarial, te vas quedando atrás. Creo que el gobierno de Peña Nieto lo está haciendo relativamente bien, pero está tomando acciones que también están tomando otros gobiernos en el mundo. El proteccionismo no funciona 100%, hay que ver cuáles son las mejores variables que pueden ocupar y desarrollar la industria local para poder crecer.

-¿Y la Alianza del Pacífico incide en este escenario positivo para México?

-En Bank of America Merrill Lynch estamos tratando de apoyar en el desarrollo de esta iniciativa, porque creo que es algo muy importante para América Latina; no se ha dimensionado una reforma tan amplia y abierta, el tipo de reforma social, de economía y adicionalmente, una apertura al movimiento de capitales a través de la unificación de las bolsas, como el que conlleva la Alianza del Pacífico.

Creo que es una iniciativa extraordinaria. Va a apoyar a Perú, Colombia y Chile, y si no, miren las expectativas de los países que quieren entrar al bloque. Además va a ayudar a México absolutamente, ya que la bolsa mexicana va a jugar un rol interesante; los grandes inversionistas en América Latina necesitan dónde colocar fondos para expandirse. Buen mercado el mexicano: va a tener un rol preponderante definitivamente.

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica

nlb