Un precio inferior a los 40 dólares por barril del petróleo mexicano podría afectar las expectativas de inversiones energéticas que se tienen para el país tras la aprobación de la reforma en la materia, consideró BBVA Bancomer.

La semana pasada el barril de la mezcla mexicana rompió la barrera de los 60 dólares. Morgan Stanley ha dicho que ve posible que el precio internacional de petróleo llegue a los 43 dólares.

Carlos Serrano, economista jefe de BBVA Bancomer, explica que, con base en análisis de la institución financiera, la extracción de petróleo de aguas profundas sigue siendo rentable si el precio del barril de la mezcla mexicana oscila entre los 40 y 50 dólares.

Si el precio sigue arriba de estos rangos, pensamos que todavía seguiremos viendo el interés por la reforma energética , dice.

Precisa que si cae por debajo de eso, el interés seguiría por el petróleo en aguas someras y por el tema del gas shale. Sin embargo, enfatiza que caídas más fuertes restarían eficiencia a la reforma energética y ya no se atraería tanta inversión como la que hoy se pretende.

Mientras estemos en cotizaciones por arriba de esto, la reforma puede seguir cumpliendo el potencial que esperamos , destaca.

De acuerdo con el Fondo Monetario Internacional los precios de los commodities continuarán a la baja hasta por dos o tres años.

Caída no afectará finanzas

Carlos Serrano aclara que la caída en el precio del crudo de las últimas semanas no afectará las finanzas públicas del país en el 2015 -pese a que representa una tercera parte de los ingresos-, debido a que se tienen contratadas coberturas, además de que el gobierno recibe mayores ingresos, al vender la gasolina más cara de en lo que la importa.

Refiere que si la caída subsiste en el 2016, ahí sí habría un efecto. Porque el gobierno ya no se podrá cubrir a estos precios si son mucho menores. Entonces, ahí habría que aumentar el déficit o recortar el gasto, pero ciertamente al ser el petróleo todavía tan importante para las finanzas públicas, habrá un efecto .

Serrano menciona que, en consideración a ello, el gobierno debe reflexionar, en algún momento, sobre la necesidad de mayores cambios fiscales que reduzcan, aún más, la dependencia que tienen las finanzas públicas del precio del petróleo.

Tipo de cambio se corregirá

El economista de BBVA Bancomer considera que el tipo de cambio ya se depreció más de lo que se debía depreciar -el dólar ha estado por arriba de los 14 pesos-, por lo que estima que dicha tendencia se va a corregir. Para el año que viene estamos estimando 13.20 pesos por dólar, pero habrá mucha volatilidad , advierte.

Serrano refiere que uno de los factores por los que el peso se ha depreciado es precisamente la caída del precio del petróleo, pero argumenta que esto se ha dado por temas temporales y eventualmente se detendrá la caída.

Economía se acelerará

El economista de BBVA Bancomer reitera que el banco de origen español redujo su expectativa de crecimiento para el 2014 de 2.5 a 2.1%, y recuerda que el desempeño pausado del PIB de este año estuvo vinculado a la debilidad de la demanda interna y a una escasa recuperación de la inversión.

Considera que la economía se acelerará en el 2015, para crecer 3.5%, debido a la expectativa de la aceleración del crecimiento en Estados Unidos y al uso eficiente y productivo del gasto público en México, el cual, dice, hasta ahora no se ha ejercido como se esperaba.

Finalmente, comenta que el costo económico del delito representa una limitante importante para alcanzar un mayor desarrollo y crecimiento de largo plazo, por lo que destaca que el potencial de las reformas y de la relación con Estados Unidos sería mayor si se trabaja en el fortalecimiento del Estado de Derecho como lo planteó hace unos días el gobierno.