El 9 de mayo del 2016 se publicó en el Diario Oficial de la Federación la Norma Oficial Mexicana NOM-194-SCFI-2015 Dispositivos de Seguridad Esenciales en Vehículos Nuevos–Especificaciones de Seguridad, que  regula los sistemas con los que debe contar un automóvil que se venda en el país, cuyo peso bruto no exceda los 3,857 kilogramos.

Esta normativa, que data del 2014, obliga a los fabricantes a comercializar unidades que cuenten con el sistema de frenos antibloqueo, ABS, y dos bolsas de aire, y que se suman a otros como vidrio laminado para el parabrisas, plastificado para los laterales y el posterior así como templado también para el trasero, entre otros.

Cambio en la oferta

Por esta razón hubo un reacomodo en los modelos disponibles para el consumidor. Tal es el caso del veterano Tsuru, un sedán que se mantuvo como el más vendido del país a lo largo de varios meses gracias a su bajo precio, pero que carecía de elementos básicos de seguridad y cuya actualización era inviable en términos de costos al tratarse de una plataforma con más de 28 años en producción.

Finalmente, este superventas salió de producción y del catálogo de Nissan Mexicana. El mismo fenómeno ocurrió para el Volkswagen Gol, sedán del que su matriz, Volkswagen de México, sólo mantuvo en su gama a la carrocería hatchback.

Cumplir la norma

Sobre la aplicación de la NOM-194, Edgar Casal, director de Marca Seat México, señala: “Yo creo que es muy importante que se definan este tipo de reglamentos para la industria. Nuestros vehículos no tienen solamente dos bolsas de aire, tienen seis, y en el caso del Ateca 4Drive son siete, es decir, frontales, laterales, cortina, traseras, costados y aparte las de rodilla. Todos los elementos de seguridad pasiva te ayudan en ciertas condiciones. Yo creo que vamos migrando poco a poco como mercado a ser más precisos en lo que tenemos que solicitar en cuanto a seguridad se refiere”.

En este sentido, el modelo de acceso a la firma española Ibiza fue uno de los que sufrió una actualización profunda, que de la mano con la llegada de su quinta generación, ofertó de serie seis bolsas de aire, sistema de frenos antibloqueo (ABS), control electrónico de estabilidad (ESC) y cinturones de seguridad delanteros de tres puntos pirotécnicos, entre otros.

“Yo creo que el paso que está dando la industria a las dos bolsas de aire y los frenos ABS cómo mínimo me parece un gran paso, pero debemos de seguir evolucionando en ese sentido y que el consumidor no se guié solamente por el precio, sino también por lo que está recibiendo en su vehículo. Nosotros hemos recibido también reconocimientos de cinco estrellas en el Latin NCAP, lo cual es muy importante para nosotros porque es el reconocimiento de una certificación que coloca a tu vehículo como uno de los más seguros del mercado”, agregó el ejecutivo.

Realidad

Si bien es cierto que al día de hoy los fabricantes automotrices no pueden ofertar modelos sin estos elementos como equipamiento de serie, también lo es el hecho de que nuestro mercado está muy lejos de otros como el estadounidense e incluso de algunos de América Latina.

En este sentido David Ward, secretario general de Global del NCAP, programa encargado de evaluar la seguridad en los automóviles nuevos. “Países como Argentina, Brasil y Ecuador han asumido compromisos para adoptar la tecnología del ESC (control de estabilidad), y es muy triste que México no esté siguiendo este camino. Esto es un error grave y una pérdida de oportunidad de promover esta tecnología que salva tantas vidas y que ayuda a evitar siniestros y puede prevenir lesiones mortales o graves a miles de ciudadanos mexicanos”, dijo Ward.

[email protected]