Durante el 2016 los ingresos petroleros del país apenas representaron 16.3% de los ingresos presupuestarios, con un total de 789,601 millones de pesos, una reducción de 9%, en términos reales y respecto al 2015.

Este 16.3% es el nivel más bajo que se haya visto desde 1990, año hasta donde tiene registro la Secretaría de Hacienda, con lo que los ingresos petroleros cada vez tienen una menor aportación a las finanzas públicas del país.

Expertos comentan que si bien los ingresos petroleros del país se vieron afectados por los bajos precios del crudo a nivel internacional, también impactó la disminución en la producción de Petróleos Mexicanos (Pemex), pues no ha logrado regresar a los niveles de producción que tenía en el 2000.

Hace 10 años producíamos 3.2 millones de barriles diarios y hoy 2.1 millones de barriles diarios, y, con la reducción en los precios del petróleo a nivel mundial, México tuvo una tormenta perfecta (...), lo bueno es que el gobierno pudo diversificar sus fuentes de ingresos en la parte fiscal , expuso Luis Miguel Labardini, socio de Marcos y Asociados.

Recordó que para el 2017 la situación será peor pues se tiene contemplado una producción de 1.9 millones de barriles diarios, es decir, 200,0000 barriles menos que en el 2016. Estamos hablando de una caída muy significativa en la producción, que es alrededor de 10%, lo que a su vez representa menores ingresos para el país .

En el 2004 Pemex alcanzó su mayor nivel de producción con 3.38 millones de barriles diarios, pero, para el 2017, se estima una producción de 1.9 millones de barriles diarios, es decir, en 13 años, la producción petrolera se reducirá en 1.4 millones de barriles al día.

Labardini comentó que los efectos de la reforma energética, en el sentido de que empiecen a generar mayores inversiones y beneficios al país, se reflejarán hasta los próximos 12 años. Vamos a ver inversión privada tanto en la producción de petróleo como en la fabricación de combustibles. La contribución del sector petrolero va a ser más diversificada .

Aportaban 40% de ingresos

De acuerdo con información de Hacienda, cuando inició el gobierno de Enrique Peña Nieto los ingresos petroleros representaban 40% del total, con un total de 1.3 billones de pesos, pero, para este año, representarán 15.7%, con un total de 769,900 millones de pesos.

Los ingresos presupuestarios del 2017 serán por 4.8 billones de pesos, la mayoría (56%) será solventada con los impuestos como el IVA, ISR y el IEPS, que, se estima, serían por 2.7 billones de pesos.

Jaime Reusche, analista soberano de México de Moody’s, mencionó que si bien es bueno que el gobierno deje de depender tanto de los ingresos petroleros, todavía hay retos pendientes en materia tributaria para que se pueda solventar 100% el gasto público.

Se debe profundizar más la base tributaria. Si bien se ha hecho bastante en ese campo y el progreso es notable, todavía queda mucho por hacer, porque aún hay un alto nivel de informalidad .

Refirió que también sería conveniente una reforma al gasto público que ayude a que sea menor y más eficiente. Las autoridades han podido controlar el gasto de capital y de bienes y servicios, pero el otro gasto (no programable) es difícil de controlar, y no es tanto un tema de manejo macrofiscal, sino es un tema más político .

Precios no regresarán a $100

Raúl Feliz, profesor del Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE), comentó que las diferencias entre Estados Unidos y la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) se han relajado, lo que ha generado que el mercado del petróleo se vaya equilibrando.

Con la reducción en la producción de más de 1.2 millones de barriles diarios (en el mundo), los precios se irán equilibrando y ésos son los que van a prevalecer los próximos dos o cuatro años .

Para el caso del Brent, refirió, los precios estarán entre 50 y 60 dólares, lo cual quiere decir que los precios serán estables para la mezcla mexicana, la cual se ubicará en alrededor de 45.40 dólares por barril.

¿Veremos precios de 120 o 140 dólares en el corto plazo? Ojalá no, esto sólo sería posible si hay una guerra del Medio Oriente, especialmente entre Estados Unidos e Irán, que pudiera llevar a un tema geopolítico que eleve los precios a los 120 o 130 dólares .