Los activos internacionales del Banco de México sumaron 193,883 millones de pesos, al 25 de septiembre, lo que significa que hoy, el banco central cuenta con el mayor nivel de liquidez en dólares en un lustro.

Esta cifra se acerca al histórico alcanzado en enero del 2015, de 196,010 millones de dólares, y hoy se aproxima al registro observado entre abril y junio del 2015, cuando fluctuaron entre 193,304 millones de dólares y 193,901 millones.

El fortalecimiento de activos en dólares, completó así una tercera semana consecutiva al alza y fue resultado del incremento de ventas de dólares de Pemex al Banco de México, así como del impacto positivo que ha tenido la revaluación de activos derivada de las ganancias en el portafolio de valores en dólares, que han generado plusvalías en las tenencias del banco central.

En el estado de cuentas semanal, el banco central detalla que entre el 31 de diciembre de 2019 y el 25 de septiembre de este año, su acervo de liquidez en dólares se incrementó en 13,006 millones de dólares, que es también el mayor acopio de divisas desde el 2015.

En estos nueve meses, el gobierno federal ha vendido a Banxico 6,723 millones de dólares, mientras Pemex ha aportado 4,829 millones de dólares.

Los activos internacionales son reconocidos internacionalmente como un escudo anti choques externos son propiedad del banco central.

Su relevancia fue explicada por el Gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León, a legisladores. En junio, destacó que “representan una posición de liquidez para apuntalar y dar beneficios de percepción del soberano y de otros emisores en particular”.

Demanda de efectivo desacelera

En el mismo estado de cuentas, el Banco de México reportó una disminución en la demanda de billetes y monedas de 20,266 millones de pesos en la semana del 18 al 25 de septiembre.

Esto significa que en la penúltima semana de septiembre, estuvieron en circulación 1 billón 898,110 millones de pesos.

No obstante a la disminución, la monetaria integrada por billetes y monedas en circulación, así como depósitos bancarios de cuenta corriente, registró una variación anual de 22.4 por ciento.

En el comunicado, el banco central sostuvo que el crecimiento de la base monetaria resulta de “factores asociados a las medidas sanitarias implementadas en el país que habrían aumentado la demanda de efectivo por parte del público como medio de pago”.

ymorales@eleconomista.com.mx