El incremento de los ingresos tributarios no petroleros de 6.3%, que se registró durante los primeros 11 meses del año pasado como resultado de la reforma hacendaria, contribuyó a que el gobierno no incrementara en 3% el precio de los combustibles durante el 2015, indicó Miguel Messmacher.

El subsecretario de Ingresos en la Secretaria de Hacienda y Crédito Público (SHCP) detalló que otro factor que influyó para que el incremento en el precio de las gasolinas, el diésel y el gas LP fuera menor a lo previsto en la Ley de Ingresos del 2015 fue la contratación de las coberturas petroleras.

Esos dos factores nos dieron margen para generar un incremento, ligeramente menor a lo que originalmente estaba previsto, y de esta manera generar una medida que sirva como apoyo para la economía de los mexicanos , dijo.

Ante un contexto de volatilidad en el precio internacional del petróleo que ayer cerró en 48.65 dólares por barril, Messmacher insistió en que las finanzas públicas no están en riesgo, ya que el erario público contará con ingresos previstos y consistentes con los 79 dólares por barril que están establecidos en la Ley de Ingresos, gracias a las coberturas petroleras.

Estamos anticipando que los ingresos petroleros, por lo menos por el lado del precio del petróleo, van en línea con lo previsto; es decir, no vamos a observar una pérdida de ingresos debido a la disminución del precio del crudo, y ello permitió no incrementar en 3% el precio de los combustibles , aclaró.

Por su parte, José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC), opinó que el incremento de 1.9% en el precio de los combustibles se da en un contexto donde los precios internacionales de los energéticos están disminuyendo, por lo que la SHCP tuvo la posibilidad de disminuir aún más el incremento o no hacerlo.

Sin embargo, dijo, entendiendo que las gasolinas representan un ingreso importante para el gobierno, ya que más de 35% de los ingresos depende del petróleo, se entiende que las finanzas públicas pidieron a gritos este ligero incremento .

Ven riesgo en el 2016

Analistas del sector privado consideran que la situación de las finanzas públicas del país estarán en riesgo en el 2016, y que el diseño del paquete económico del siguiente año podría arrojar ciertas complicaciones, por lo que no descartan, a pesar de las promesas, que se dé un nuevo gasolinazo.

En este sentido, y a pregunta expresa de si en el 2016 el gobierno federal podría incrementar nuevamente el precio de los combustibles, Messmacher respondió:

En su momento, cuando se genere la discusión del paquete económico para el 2016 se tendrá que analizar qué está pasando con la actividad económica, qué pasa con los precios internacionales del petróleo, entre otros factores. En ese momento ya se tendría que tomar una decisión de lo que se tendría que hacer con el precio de los combustibles , finalizó.