Christine Lagarde, directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), alertó sobre un aumento en los riesgos para la economía mundial y elogió a Alemania por su manejo en la crisis de refugiados y la política del Banco Central Europeo (BCE).

Lagarde, quien participó en un foro de una institución cultural en la ciudad alemana de Frankfurt, refirió que el crecimiento económico de las naciones desarrolladas y de los países emergentes es débil y destacó que la economía mundial es vulnerable frente a los riesgos.

Lanzó un llamado al sector político para que actúe a tiempo y de esa manera proteja a sus países de los riesgos que pueden surgir para la economía mundial.

La directora gerente del FMI exhortó a los gobiernos a acelerar los cambios estructurales y a cumplir con los compromisos asumidos a nivel internacional.

Entre esos cambios, citó una política fiscal beneficiosa para todos, además de favorable para el crecimiento, el desarrollo de innovaciones, y la implementación de una red más fuerte de seguridad financiera global, incluyendo el papel del FMI.

Lagarde advirtió que, de lo contrario, existe el peligro de que la economía mundial quede atrapada en un largo periodo de crecimiento débil y que en la desigualdad socioeconómica en los diferentes países puede intensificar la frustración que existe contra la clase política.

Esa frustración está llevando a las poblaciones a cuestionar a las instituciones y las normas internacionales , expuso.

Estimó que como reacción se registra la tendencia a cerrar fronteras y a retraerse en el proteccionismo.

La historia nos ha dicho una y otra vez que ese curso de los acontecimientos puede convertirse en tragedia. La respuesta en nuestro mundo interconectado no es la fragmentación, es la cooperación , declaró.

Todos los países deberían prepararse con medidas de contingencia para reaccionar en el caso de que se materialicen los riesgos.

Añadió que la recuperación de la crisis financiera mundial del 2007-2009 sigue siendo demasiado lenta, muy frágil y los riesgos para su durabilidad están aumentando .

Qué quede claro: Estamos en estado de alerta, no de alarma. Ha habido una pérdida de impulso del crecimiento , dijo Lagarde, en sus declaraciones preparadas.

Asimismo, la directiva del FMI indicó que la crisis de los refugiados es uno de los factores de riesgo que pesan en la actualidad sobre la economía mundial.

Elogió la visión política que aplicó Angela Merkel, canciller federal alemana, para confrontar la crisis a nivel europeo.

También, elogió la política monetaria de Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo, con la tasa de interés dirigente en nivel cero, y con tasas de interés negativas para los bancos que no usen el financiamiento que otorga para dar créditos a ciudadanos y empresas.

El FMI bajó su pronóstico de crecimiento para la economía mundial ante la coyuntura actual. El siguiente pronóstico lo emitirá durante la conferencia de primavera, que llevará a cabo en conjunto con el Banco Mundial la próxima semana.