Davos, Sui. Terminado el superciclo de las materias primas, la fiesta se acabó en América Latina, donde los gobiernos deberán hacer frente ahora a una población mucho más exigente, afirmaron economistas y dirigentes de la región este miércoles en Davos.

Aquí, Ildefonso Guajardo, secretario de Economía de México, matizó que este país se ha sostenido los últimos años a través de las exportaciones y durante el 2014 se mantuvo esta tendencia. Las exportaciones manufactureras a Estados Unidos crecieron casi 10%, y el total de las ventas al exterior equivalen al PIB de Nicaragua .

Precisamente, Guajardo consideró que la salida de este cuello de botella pasa por una mayor integración comercial.

Por ello, el secretario realzó el papel de la Alianza del Pacífico, formada por México, Colombia, Perú y Chile, pero dejó claro que América Latina, sin Brasil y Argentina, no está completa. Hay que liberalizar la forma en que comerciamos unos con otros, facilitando los trámites de aduanas , por ejemplo.

Durante su participación el analista venezolano Moisés Naím declaró que venimos de un boom del consumo. A nivel social hubo casi un milagro en Brasil, con tanta gente saliendo de la pobreza. La gente consume más, y esas expectativas están muy ancladas. Pero ahora los gobiernos llegan y le dicen a la gente que habrá menos que consumir. Algunos países lo harán mejor; otros se desgarrarán buscando el equilibrio

La fiesta de la década se ha acabado, eso está claro. Una de las razones es que los países de América Latina dependen mucho de las materias primas, y eso es un problema , afirmó Mario Blejer, ex presidente del banco central argentino y ahora vicepresidente del Banco Hipotecario.

El debate en Davos coincidió con el recorte drástico de la previsión de crecimiento del Fondo Monetario Internacional para la región este año, que se queda ahora en 1.3 por ciento. En el caso de Venezuela, la institución de Washington espera un desplome de 7 por ciento. (Con información de Luis Miguel González)