La economía japonesa creció 0.1% en el tercer trimestre de 2019, por debajo de las expectativas de los analistas, lo que aumenta la preocupación por la salud de la tercera economía del planeta.

Entre julio y septiembre la economía japonesa creció 0.1%, frente al 0.4% del trimestre anterior.

La caída de las exportaciones en medio de las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China eclipsaron el fuerte aumento de la demanda interna.

Los analistas vaticinaban un crecimiento más robusto en el tercer trimestre debido a la fuerte alza de las compras que precedió a la subida de impuestos al consumo el 1 de octubre, que pasó del 8% al 10 por ciento.

El gasto de los hogares nipones creció en septiembre 9.5% interanual, según los datos ofrecidos la semana pasada.

En un año, la economía nipona se expandió 0.2%, muy por debajo de las previsiones de los analistas que apostaban por un crecimiento del 1 por ciento.

kg