El acuerdo fiscal de McDonald’s con Luxemburgo no incumplió las normas de ayudas estatales europeas, según dictaminaron el miércoles los reguladores antimonopolio de la Unión Europea (UE), diciendo que la razón por la que la cadena de comida rápida estadounidense no pagaba algunos impuestos se debía al desajuste entre las leyes de Estados Unidos y Luxemburgo.

La decisión de la Comisión Europea se conoció tras una larga investigación de tres años.

La comisión indicó que el acuerdo impositivo de McDonald’s se ajustaba a las leyes impositivas nacionales y al tratado de doble imposición de Luxemburgo y Estados Unidos.

“Nuestra investigación en profundidad ha demostrado que el motivo de la doble no imposición en este caso es un desajuste entre las leyes fiscales de Luxemburgo y las de Estados Unidos, y no un trato especial de Luxemburgo. Por lo tanto, Luxemburgo no incumplió las normas de la UE sobre ayudas estatales”, dijo la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager.

La investigación se había centrado en la filial europea de McDonald’s, Europe Franchising, con sede en Luxemburgo, que recibe royalties de sus franquicias en Europa, Ucrania y Rusia.

Luxemburgo, en un fallo del 2009, expuso que la compañía no tenía que pagar el impuesto de sociedades, ya que sus ganancias se gravarían en Estados Unidos. En una segunda sentencia, el Gran Ducado precisó que la compañía ya no estaba obligada a demostrar que sus ingresos por royalties estaban efectivamente sujetos a tributación estadounidense.

En junio de este año, Luxemburgo presentó un proyecto de ley para evitar la doble no imposición.