El presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), Jerome Powell, dijo ayer que el banco central debería considerar acelerar la reducción de sus compras de bonos en su próxima reunión de política monetaria que será en dos semanas.

Frente legisladores de la Comisión de Banca del Senado, el funcionario dijo que la economía de Estados Unidos sigue fortaleciéndose y el crecimiento del empleo se robustece.

Sin embargo, reconoció que se espera que la inflación, que ahora se encuentra en más del doble del objetivo de la Fed de 2% anual, persista más de lo que él y otros de sus colegas esperaban.

Durante meses el titular de la Fed calificó de “transitoria” la explosiva trayectoria de la inflación argumentando que se debía a las interrupciones en las cadenas de suministro, escasez de bienes y trabajadores, pero hoy dijo ante el Senado que es hora de “retirar” ese término.

“En este punto, la economía está muy fuerte y las presiones inflacionarias son altas y, por lo tanto, en mi opinión es apropiado considerar terminar la reducción de nuestras compras de activos, que de hecho anunciamos en la reunión de noviembre, quizás unos meses antes, y espero que lo discutamos en nuestra próxima reunión en un par de semanas”, dijo Powell en la audiencia conjunta con la secretaria del Tesoro, Janet Yellen.

La Fed comenzó a reducir su apoyo a la economía este mes. El programa consistía en compras mensuales por 120,000 millones de dólares de bonos del Tesoro y valores respaldados por hipotecas.

El organismo anunció que reduciría las compras a un ritmo de 15,000 millones de dólares mensuales, por lo que los estímulos se acabarían a mediados del 2022.

El programa se introdujo a principios del 2020 para ayudar a apuntalar a la economía por el embate que sufrió durante la pandemia de Covid-19.

Varias autoridades de la Fed han manifestado, con anterioridad, su deseo de que el banco central acelere su cronograma de reducción de compras para poder subir las tasas de interés en caso de que sea necesario para controlar la inflación.

Los comentarios de Powell parecen sugerir que está listo para unirse a esos colegas para favorecer una liquidación más rápida de las compras de activos.

Riesgos de Ómicron

Los funcionarios de salud del país están apresurados para determinar qué tan transmisible es la nueva variante del Covid, llamada Ómicron, y hasta qué punto las vacunas actuales siguen siendo efectivas.

La variante Delta del Covid-19, ahora dominante, afectó la economía de Estados Unidos durante el verano, desacelerando el empleo en medio de los temores de los trabajadores de contraer el virus y exacerbando los problemas de la cadena de suministro.

“Realmente se trata de la transmisibilidad, de la capacidad de las vacunas para abordar cualquier variante nueva, de la gravedad de la enfermedad una vez que se contrae... Me han dicho expertos que sabremos más sobre esas preguntas en alrededor de un mes”, dijo Powell. “Sin embargo, sabremos algo dentro de una semana a 10 días”.

“Entonces, y sólo entonces, podremos hacer una evaluación de cuál sería el impacto en la economía. Por ahora, es un riesgo para el escenario base, no está realmente incluido en nuestro pronóstico”.