Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea (CE), reiteró su determinación de combatir la evasión fiscal en la Unión Europea (UE), al jurar su cargo ante el Tribunal de Justicia en Luxemburgo, junto a su equipo de comisarios.

La armonización fiscal y la coordinación de las políticas fiscales (entre los 28 países de la UE) son una necesidad absoluta , afirmó tras la revelación del Consorcio Internacional de Periodismo de Investigación (ICIJ) de 35 nombres de multinacionales beneficiadas por acuerdos fiscales con Luxemburgo.

El escándalo afecta directamente a Juncker, quien ejercía de primer ministro del Gran Ducado en el periodo que se sellaron los pactos denunciados, entre el 2002 y el 2010.

Para el líder del Ejecutivo europeo, la fecha elegida para las nuevas revelaciones no es realmente un azar .

La primera tanda de revelaciones surgió cuando comencé (la presidencia de la Comisión) y la segunda cuando estoy por jurar ante la Corte , observó al llegar para la ceremonia en su país natal.

En las primeras publicaciones sobre el caso, el ICIJ mencionó los nombres de 340 empresas, incluyendo Pepsi, IKEA, AIG y Deutsche Bank.

El gobierno de Luxemburgo también reaccionó a las nuevas informaciones, e insistió en que los arreglos fiscales acordados con las empresas mencionadas cumplen la legislación internacional y nacional .

Durante la ceremonia en el Tribunal de Justicia de la UE, el colegio de comisarios, liderado por Juncker, juró servir el interés europeo para cambiar las cosas en beneficio de los ciudadanos .

Por eso nos centraremos en las grandes prioridades, en el crecimiento, el empleo y las inversiones , afirmó Frans Timmermans, vicepresidente primero de la CE.

Al comprobar que cada una de nuestras propuestas se ajuste a las normas de la Carta (fundamental de la UE), promoveremos la auténtica cultura de los derechos fundamentales que se ha desarrollado en la UE, no para sustituir, sino para complementar los sistemas nacionales de derechos fundamentales , añadió.